L'Horta se rinde a la Virgen

Las falleras mayores de Torrent y sus cortes de honor, ante la patrona. / lp
Las falleras mayores de Torrent y sus cortes de honor, ante la patrona. / lp

La Ofrenda es uno de los actos más multitudinarios que viven con especial emoción las falleras mayores de cada municipio Miles de falleros de la comarca llevan sus ramos a la Geperudeta

A. DASÍ/ V. HERNÁNDEZ

horta. La comarca de l'Horta Sud se vistió de fiesta para rendir homenaje a la patrona de los valencianos. Miles de falleras y falleros desfilaron por las calles de sus municipios para llevar flores a la Geperudeta, mientras los Vestidors confeccionaban con ellos su manto.

Torrent y Paterna, que fueron los primeros, celebraron la Ofrenda el pasado domingo. La capital de l'Horta Sud aglutinó el acto, por primera vez, en una sola jornada en la que el mundo fallero se vistió con sus mejores galas. Fueron muchas horas de desfile que encabezaron el Vestidors de la Mare de Déu, seguidos por las casas regionales, las 29 comisiones y las reinas de Segorbe, hasta que las falleras mayores Carmen Raga y Leyre Gallego entregaron sus ramos, acompañadas por el alcalde, Jesús Ros, y el concejal de Fallas, José Antonio Castillejo.

El día de antes también se vivió con especial intensidad el Traslado, que organiza como todos los años la comisión Barri Cotxera desde hace 50 años que se fundó. La imagen de la Virgen se pasea por las calles y recibe los versos y una lluvia de pétalos constante a su paso.

En Torrent, las falleras mayores Carmen Raga y Leyre Gallego fueron recibidas con aplausos

Tras la Ofrenda, la comisión celebra el Retorno, un acto más personal aunque no por ello menos emotivo. Otros miles de falleros y falleras desfilaron por las calles de Paterna en una multitudinaria Ofrenda que se caracterizó por el buen tiempo. El fervor por la Virgen se vivió intensamente a lo largo del recorrido desde la calle Vicente Mortes hasta la plaza del Pueblo.

Las falleras mayores de la Junta Local, Andrea López y Nuria Alcázar, acompañadas por el alcalde, Juan Antonio Sagredo y el presidente de la JLF Goyo Buendía, cerraron el acto. Els Vestidors fueron confeccionando el manto con los claveles, desvelando uno de los secretos mejor guardados.

El 16 de marzo, Burjassot se adelantaba al resto celebrando la ofrenda floral a la Virgen de la Cabeza. A medio día, el protagonismo fue para la pólvora con el disparo de la mascletà, patrocinada por el Ayuntamiento desde la Concejalía de Fallas. La tarde se llenó de emociones, devoción y de espíritu fallero en la que la ciudadanía salió a la calle para contemplar la belleza de los trajes y que mantener viva la tradición. Ayer fue el turno de otras muchas localidades de l'Horta.

La Ofrenda de Flores a la Virgen de la Cabeza partió de la explanada de los Silos y culminó en la plaza del Ayuntamiento, donde el alcalde, Rafa García, y la concejala de Fallas, junto con el presidente de la Agrupación de Fallas, recibieron a los protagonistas de esta tradicional manifestación de fervor por la «Maredeueta» local. En Catarroja la Ofrenda congregó a cientos de falleros de las diez comisiones. Els Vestidors guardaron fielmente el secreto del dibujo que llevará la imagen de la Virgen durante los próximos días. Las falleras mayores, Miriam Martínez y Lucía Martínez, llegaron a la plaza muy emocionadas para entregar sus ramos a la Mare de Déu.

El acto concluyó con un castillo de fuegos artificiales. Alfafar rindió homenaje a su patrona, la Virgen del Don en un acto multitudinario que llenó las calles de música y olor a flores. El mundo fallero se vistió de gala para participar en la Ofrenda que es uno de los actos más emotivos de la semana josefina.

Los falleros y falleras de Albal también se rindieron a los pies de la Geperudeta para llevarle sus ramos. Las siete comisiones locales desfilaron por las calles al ritmo de la música para cumplir con la tradición de este acto que se vive con especial intensidad y que fue muy especial para las falleras mayores de la JLF, Ana Duato y Paula Muñoz, y sus cortes de honor.

En Picassent y Massanassa, la Ofrenda congregó a todo el mundo fallero. En ambos municipios, se rindió el homenaje correspondiente a la Virgen, tal y como manda la tradición de la fiesta josefina. Asimismo, desde los más pequeños y pequeñas, hasta los más grandes, centenares de falleros y falleras, participaron de la tradicional Ofrenda de flores a la patrona de Picassent, la Mare de Déu de Vallivana, que empezó en la plaza del Ayuntamiento del municipio y que transcurrió por diferentes calles de la población, ante la mirada de los vecinos.

Por su parte en Massanassa las cuatro comisiones recorrieron las calles de la población. Así, la Falla Poble, Falla Jaume I, Falla l'Alqueria i Falla el Divendres desfilaron con las falleras mayores y la Junta Local Fallera de Massanassa.

Por su parte, el mundo fallero de Alaquàs celebró la Ofrenda con gran emoción y devoción. La alcaldesa, Elvira García, acompañó a la fallera mayor, Merche Murcia, en su recorrido para rendir homenaje a la Mare de Déu de l'Olivar. Por su parte, la concejala de Fallas, Isabel Mondéjar, acompañó a la infantil, Candela Sedeño.

En el desfile participaron las once comisiones locales que iniciaron su recorrido en el colegio González Gallarza hasta la puerta de la parroquia de la patrona del municipio.

Devoción

Las comisiones recorrieron las calles para dar rienda suelta a la devoción por la patrona. Sin duda, todas las localidades vivieron con intensidad la Ofrenda a la Virgen.

Las falleras llevaron sus flores hasta el 'cadafal', depositando miles de ramos para tejer un manto a base de alegorías de la Virgen, en blaco, rojo y rosa. Además, al descender las temperaturas, el recorrido de las falleras fue mucho más apacible. «Hemos tenido suerte, ayer hizo un bochorno espantoso», subrayó una fallera de Alaquàs al pasar frente a la Geperudeta. Otros de los municipios que desfilaron cargados con ramos de claveles fueron la Pobla y Mislata.

Ambos homenajearon a la Virgen de los Desamparados, a quien llevaron flores durante toda la tarde. Mientras que el primero honró a la Geperudeta en la Parroquia de San José, Mislata tuvo su esperada y emotiva cita con la Virgen en Valencia. Hasta allí se desplazaron los casi 5.000 falleros de las 11 comisiones.

«Es increíble el potencial que tiene nuestra fiesta más querida para juntar a la gente, traer lo mejor de cada colectivo y demostrar que después de todo el esfuerzo el resultado se convierte en un éxito que nos une», subrayò el alcalde de la localidad, Carlos Fernández Bielsa. Asimismo, también se vivió de forma especial en Puçol. Centenares de falleros y falleras, participaron de la tradicional Ofrenda de flores a la patrona de Puçol.

Tras los distintos clubs y asociaciones, el festejo contó con la presencia de las fallas Molí de Vent, Palau-La Torre, Antiga Muralla, Hostalets, Picaio y Camí La Mar. Tras ellos desfilaron los festeros y la cofradía, un recorrido que transcurrió por diferentes calles de la población, en medio de la mirada atenta del vecindario que siguió también con devoción el transcurrir de los falleros.

Otro de los municipios que vivió con plena emoción la jornada de ayer fue Quart de Poblet. Esta localidad rindió homenaje a la Virgen en el parque San onofre.

«Es el evento más emotivo de toda la semana fallera», subrayó una de las falleras mayores de Quart. El pasacalle partió de la calle Xiquet de Quart y seguió el recorrido habitual, donde las siete comisiones depositaron sus ramos ante la imagen de la Meredeuta. Sin duda, ayer tuvo lugar el acto más solemne y suntuoso de las fiestas para estos municipios de la comarca.