La fiscalía remite al juez el caso de las paellas de Moncada para que investigue por posible prevaricación

El PP se personará en la causa para aclarar «por qué no se tramitaron las licencias oportunas» para la celebración de un evento que reunió a 24.000 personas

MARINA COSTA MONCADA.

La Fiscalía ha remitido el caso de la celebración del festival de las paellas de Moncada al juzgado para que abra instrucción por «hechos que pudieran ser constitutivos de un delito de prevaricación, previsto y penado en el artículo 404 del Código Penal».

El asunto fue llevado por el Partido Popular a la Fiscalía por «posibles irregularidades en la gestión del evento», al haberse celebrado el mismo «sin la preceptiva licencia municipal para la venta de bebidas alcohólicas, así como para el movimiento de tierras» que se efectuó en el solar privado en el que se desarrolló el multitudinario festival, en abril del año pasado.

En el informe del fiscal instructor remitido a los juzgados se determina que, según el escrito aportado, «la alcaldesa de Moncada permitió la celebración del macrofestival 'Paellas universitarias 2018', en la citada localidad», a pesar de que la empresa «no había solicitado y obtenido la preceptiva licencia municipal para la venta de bebidas alcohólicas, así como tampoco había solicitado y obtenido la correspondiente licencia municipal para el movimiento de tierras», siendo «necesaria la referida licencia, puesto que se produjeron movimientos de tierras y demolición de muros para acondicionar el terreno para la celebración del macro evento», al que asistieron 24.000 personas.

Desde el Partido Popular «ya avisamos de las posibles ilegalidades de autorizar las paellas universitarias, sin pedir a la empresa las licencias oportunas. Las paellas fueron un capricho de la alcaldesa de Moncada, la socialista Amparo Orts. El pleno por mayoría absoluta le dijo que no autorizara la celebración del evento, sin tener los permisos adecuados, teniendo en cuenta que la empresa organizadora no los había solicitado», según recalcó ayer el portavoz del PP, Miguel Gallego.

«De hecho, hay que recordar que todos los grupos políticos de Moncada votaron en contra de la celebración, acuerdo que la alcaldesa no cumplió», subrayó el representante popular. El pleno municipal «mostró su rechazo a que se celebrara el evento por 16 votos, frente a los 5 del partido socialista. Además, en las siguientes horas se produjo la dimisión de los concejales Conejero y García, que destaparon que, entre la documentación solicitada al equipo de gobierno, no estaba la licencia para la venta de bebidas alcohólicas».

Tras la salida anunciada de los dos socios del tripartito, Guanyem y Acord Ciutadà por haberse celebrado el evento, y en medio de las críticas de la oposición, la alcaldesa afirmó ya entonces estar «muy tranquila» porque la organización del Festival de Paellas había sido «perfecta. Todo transcurrió tal y como estaba previsto y el evento salió afortunadamente bien, pese a mucha gente». También replicó que si «el PP cree que hay indicios de una posible actuación incorrecta, que haga lo que crea conveniente y vaya donde tenga que ir».

Desde las filas populares resaltaron que, a tenor de todo lo ocurrido, «no cabe otra solución que llegar hasta el final de esta cuestión y que la justicia determine si han existido posibles delitos de prevaricación».