«Espera que viene otro»

El Samu traslada a la madre, mientras uno de los policías sostiene a uno de los bebés. / lp
El Samu traslada a la madre, mientras uno de los policías sostiene a uno de los bebés. / lp

Los agentes atendieron este particular servicio «que no se olvida» en un segundo piso de una vivienda de Alboraya

MARINA COSTA ALBORAYA.

Un parto doble en una vivienda de Alboraya se convirtió hace unos días en una particular versión del camarote de los hermanos Marx con final feliz. Un aviso llevó a varios agentes a un domicilio en el que una parturienta, que en ese momento estaba de visita en casa de sus padres, acababa de dar a luz a un bebé. Todo había sucedido en el pequeño baño de la vivienda. El alumbramiento había sido muy rápido. El SAMU acababa de llegar al domicilio y, entre todos, como en Fuenteovejuna, atendían a la madre y al bebé «con todo lo que era necesario, toallas, agua, ánimos... el médico, que mostró mucho temple, nos iba pidiendo cosas. Tuvimos que tranquilizar a la abuela, que estaba muy nerviosa», explicó uno de los agentes que acudió a tan particular emergencia.

Pero ahí no acabó la cosa. En ese momento, el médico anunciaba que aún quedaba un segundo bebé por llegar al mundo. Y además, tenía prisa.

Rápidamente, sanitarios y policías colaboraron para ayudar a la mujer a llegar hasta una de las camas del domicilio. «Imagínate el lío. La verdad es que yo nunca me había visto en una situación así. Los padres de la parturienta eran ya mayores y estaban los dos muy nerviosos. Intentábamos calmarlos a los dos, mientras colaboramos con los tres efectivos del equipo sanitario desplazado».

Los efectivos colaboraban llevando toallas y material mientras tranquilizaban a los abuelos

Todas las manos eran pocas en la reducida vivienda. El segundo nacimiento se produjo entre risas nerviosas, gritos de ánimo y bastantes lágrimas.

El siguiente paso era bajar a la parturienta y a las dos criaturas por una escalera antigua y angosta de un segundo piso. «No se podía llevar a la mujer en una camilla plana. Ella llevaba a uno de los bebés en el regazo pero alguien tenía que llevar al segundo y lo hice yo. Lo tapamos muy bien con unas toallas y lo bajé a la calle y luego, lo llevé hasta la ambulancia», cuenta el agente.

Afortunadamente, aunque los bebés nacieron prematuros y «están en la incubadora, todo salió muy bien. Este es un servicio de los que no se olvidan fácilmente, la verdad. Fue muy bonito y emocionante estar ahí y colaborar activamente», cuenta el policía. Consultada ayer la familia, los dos pequeños y la mamá «están en perfecto estado de salud, aunque en atención por prematuros». Un vídeo del momento del traslado, publicado por la Policía Local en redes sociales, causó ayer un aluvión de enhorabuenas por un servicio muy 'bien nacido'.

Más sucesos en Valencia

 

Fotos

Vídeos