Victoria Federica estrena mayoría de edad

La nieta mayor de los Reyes eméritos, en distintas etapas de su vida. / j.martín/ a. millán/ ballesteros

La hija de la Infanta Elena y de Jaime de Marichalar celebra su 18 cumpleaños entre amigos con un fiestón en una discoteca madrileña organizada por su hermano

I. OCHOA DE OLANO

Aunque no le guste el alcohol, dicen que le pirra el reguetón. Entre eso y la identidad del dinamizador de su fiesta de dieciocho cumpleaños, es más que probable que a Victoria Federica de Maricharlar y Borbón le duelan hoy, cuanto menos, los huesos. La hija de la infanta Elena y de su exmarido, Jaime de Marichalar, cumplía ayer su mayoría de edad y, para celebrarlo, su hermano, Felipe Juan Froilán, se ocupó personalmente de los preparativos de un sarao que tuvo lugar por la noche. Por supuesto, no se pareció en nada a la tradicional puesta de largo.

La nieta mayor de los Reyes eméritos y la sobrina y ahijada del rey Felipe dio la bienvenida a un montón de amigos en el Teatro Barceló. No se equivoquen. No fueron a ver un drama clásico. Se trata de una de las discotecas más conocidas de la capital -es la antigua Pachá- y escala habitual en las salidas de Froilán. La complicidad entre los hermanos hace que compartan el mismo círculo de amistades, al frente de las cuales se encuentra el DJ Pablo Lago, quien se ocupó de sacar a bailar a los invitados con sus mezclas. El pinchadiscos, compañero del primogénito de la infanta Elena y del aristócrata en el colegio San Patricio, es hijo de los periodistas Julián Lago y Natalia Escalada.

Según el propietario de la sala, el empresario Pedro Trapote, los jóvenes no contaron con ningún dispositivo especial de seguridad. «Cuando hay fiestas privadas se acota un espacio y punto. En este caso, la ventaja es que los domingos hay menos gente y, por lo tanto, todo resulta más cómodo», explicó a Vanitatis.

Bastante más discreta y tranquila que su hermano, la tímida Victoria Federica es muy buena estudiante, habla inglés y francés, toca el piano y, al igual que su madre y su abuelo, se encuentra cómoda en los tendidos de las plazas de toros. En ese ambiente es precisamente donde ha conocido al joven con el que ha iniciado una estrecha relación de amistad. Se trata del matador de toros madrileño Gonzalo Caballero (1991).

Como casi todo en la vida social de Victoria Federica, el primero en conocerle fue su hermano -con el que simpatizó desde el primer momento- quien se lo presentó después. Todo apunta a que el brindis del diestro peruano Roca Rey a la nieta de don Juan Carlos en la pasada feria taurina de Málaga solo fue un inocente equívoco que no interfiere en su relación con Caballero. La rumorología bien fundada asegura que entre ellos se ha trabado una historia de amor, si bien el torero está muy centrado en su profesión en la localidad sevillana del Aljarafe, donde vive solo, y a la joven le toca hacer lo propio en la universidad.

Fotos

Vídeos