«He sufrido un ictus. Las consecuencias podrían haber sido trágicas», revela Jorge Javier

El comunicador, días antes de su grave intervención. / e. cidoncha
El comunicador, días antes de su grave intervención. / e. cidoncha

Los médicos confirman que el presentador estrella de Tele 5«no tiene afectaciones neurológicas»

I. O. DE OLANO

El omnipresente comunicador de Mediaset Jorge Javier Vázquez se recupera favorablemente de la delicada intervención a la que fue sometido el lunes a causa de un «grave problema de salud», según explicaron compungidos sus compañeros de 'Sálvame' apenas unas horas después de la operación. Un parte médico emitido ayer por la clínica universitaria Sanitas La Zarzuela de Madrid ha despejado el misterio. El periodista sufrió un aneurisma con un cuadro de hemorragia. «El paciente ingresó el sábado con un cuadro de hemorragia subaracnoidea de origen aneurismático que fue tratada por vía endovascular con un resultado plenamente satisfactorio. En todo momento ha permanecido consciente, sin afectaciones neurológicas y hemodinámicamente estable», especifica la nota redactada por el equipo facultativo que le atiende.

De forma paralela, Vázquez, de 48 años, explicaba a su modo y con gran profusión de detalles las migrañas que padeció durante la semana pasada, su decisión de acudir a urgencias y la tensa espera a los resultados de unas pruebas que recomendaron una intervención inmediata. Lo hacía a través de su blog en la revista 'Lecturas', con la que colabora de forma semanal. «El martes comienza a dolerme la cabeza. Poco. Lo achaco al cansancio. El miércoles por la noche me voy a la cama con un dolor que empieza a ser insufrible. Durante el jueves el dolor va y viene de manera intermitente y lo paso mal durante la gala (de 'Gran Hermano Duo')». Y añade: «No puedo elevar la voz porque me retumba de manera insoportable en la cabeza. Al acabar estoy a punto de ir a urgencias, pero pienso que si duermo me despertaré mejor al día siguiente. No es así. Mi sobrino me escribe un mensaje diciéndome que se va de viaje y soy incapaz de llamarle para despedirme. Tampoco puedo contestar con todo el cariño que quiero a unos mensajes de Mónica Naranjo».

El periodista continúa así su relato: «Total, que a mediodía no aguanto más y me planto en urgencias. Calman mi dolor y me hacen un escáner. Ven una manchita en el cerebro que puede ser un problema vascular congénito. Pregunto por lo del tumor. Lo descartan. Qué alivio. Me recomiendan hacerme una resonancia para descartar cualquier problema importante, pero los sábados no las hacen y tengo que quedarme ingresado para estar controlado. Adiós al 'Deluxe'».

«Me han puesto dos 'stent'»

Martes, diez y media de la mañana. «Ya estoy en planta. Quiero decir que ayer pasé la noche en la UCI. Que me tuvieron que operar de urgencia. Por partes: con el cateterismo disfruté menos de lo que esperaba de la sedación. Esperaba echar a volar como en otras ocasiones, pero me quedé a medio gas. Tanto que incluso me llegué a aburrir. Pero el aburrimiento se desvaneció en cuanto acabó la prueba y en el mismo quirófano el doctor me dijo que había visto algo gravísimo. Que teníamos que operar ese mismo día, lo antes posible...». «Diagnóstico: aneurisma congénito que ha desembocado en una pequeña hemorragia. Ha sido leve. Podría haber sido muchísimo peor. Me despierto en la UCI tranquilísimo: todo ha ido bien. A falta de uno me han colocado dos 'stent'».

Los médicos le informan de otro percance: «...También sufrí un ictus. Las consecuencias podrían haber sido trágicas...». Por delante le queda un mes de reposo antes de pensar en regresar a la televisión. No le resultará fácil. Ayer sorprendió llamando a su propio programa y dejando patente que su característica ironía no se ha resentido.