«Los ríos de orines cruzan las calles y nadie lo impide»

Uno de los vecinos de la parte trasera de la Lonja, quien prefiere omitir el nombre, ha llegado a llamar al Ministerio de Cultura para que haga algo al respecto de la degradación y la suciedad que rodea la Lonja en Fallas. «No es lógico que este edificio sea Patrimonio de la Humanidad, cuando desde la calle Sagrario de la Compañía se pueden ver los ríos de orines que ensucian el pavimento hasta la calle Danzas», cita como ejemplo de lo que suele suceder las noches de botellón. «Por lo menos podían colocar urinarios ya, para que no lo hagan todo en la calle como sucede siempre en fiestas», finalizó.