La magia llega otra vez desde Benicarló

La magia llega otra vez desde Benicarló

Un fuerte terremoto de cinco fases con más de 4.000 detonaciones progresivas, truenos en seco y aéreos de aviso han conformado el intenso remate

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

«Mira, aquí llevo la chuleta», respondió José Antonio Gregori, uno de los propietarios de Pirotecnia Tomás (Benicarló)la pregunta que le hacía este lunes una periodista sobre el material que había llevado a la plaza del Ayuntamiento. Sonriente, sacó un folio algo arrugado de un bolsillo del chaleco para leer: «4.041 detonaciones durante 355 segundos; en total se han disparado 148,6 kilos de pólvora en once retenciones». Y habría que añadir que muy sabiamente, para agrado del público que aplaudió a rabiar.

La fallera mayor de Valencia, Marina Civera, contempló el espectáculo a pie de calle, junto al balcón del Consistorio, acompañada por su corte de honor y el alcalde Joan Ribó. La undécima mascletà del programa fallero se sitúa por derecho propio entre las mejores realizadas este año, con sorpresas cada pocos segundos y oleadas de sonidos que hicieron a más de uno girarse y querer salir del balcón, señal inequívoca de que fue más que buena.

D- Torres

Era la vigésimotercera vez que los de Benicarló disparaban el día 11 y eso es algo que no quieren cambiar. Gregori explicó que en la Junta Local de aquella localidad es una fecha señalada, al igual que en los colegios, para acudir en procesión desde Castellón a la plaza para asistir al disparo. Se merece estar en la conocida como 'rueda' de los días grandes, sin duda, pero ha encontrado su acomodo y no quiere cambiar de momento.

«Me ha gustado todo», dijo sobre la parte que más había triunfado. Describió la sincronización casi perfecta de todo el espectáculo. «Ha rozado la perfección», aseguró. En la calle, las asistencias de Cruz Roja no dejaban de trabajar con un balance de ocho lipotimias, una crisis de ansiedad y diez contusiones, nueve de ellas por el acto pirotécnico. No obstante, fuentes de la entidad aseguraron que se trataba de casos leves, producto de la caída de restos de la mascletà.Los tiempos marcados, el ritmo, el incremento progresivo del sonido, el color de muchos efectos y multitud de detalles hicieron el resto, para consagrar a Pirotecnia Tomás un año más. Una cita obligada que deben marcarse en rojo en el calendario los aficionados a la pólvora para 2020.

D. Torres