Escif conquista la falla municipal

Escif conquista la falla municipal

El proyecto de 2020 tendrá por lema 'Això també passarà' y el elemento central será una gran figura de mujer

LAS PROVINCIAS

No hay dos sin tres. Primero fue Okuda San Miguel, las pasadas fiestas PichiAvo y ahora de nuevo la falla municipal contará con el diseño de un artista urbano y gran ilustrador: Escif.

El diseñador valenciano buscó a los artistas falleros Manolo Martín y José Ramón Espuig para crear un equipo y competir para optar a plantar falla en la plaza del Ayuntamiento y anoche lo consiguieron.

El proyecto que se podrá ver el próximo mes de marzo lleva por lema 'Això també passarà' y destacará una gran pieza de mujer como centro de la falla.

Manolo Martín explica que «vino Estif a mi taller. Me presentó su proyecto y me enamoró. Sus obras e ilustraciones además de ser agradables, bellas, cuentan muchas cosas», según Martín.

Cabe recordar que este diseñador valenciano ya generó mucho interés en la falla Corona, cuando plantó el proyecto 'Todo lo que sobra', en la que se daba protagonismo a los contenedores de basura y también a los coches y todo lo que sobra en el espacio urbano cuando se necesita espacio para plantar una falla. Los coches parecían reales y además, uno de ellos, recordaba al que la exalcaldesa Rita Barberá tenía guardado en el aparcamiento del Ayuntamiento. Además, ha realizado grafitis por la ciudad dedicados a la Primavera Valenciana o a los políticos. En los últimos años ha hecho intervenciones en IVAM, en el Power Station de Shanghai o el Palais de Tokyo de París.

Para este proyecto la figura central no será un objeto sino una gran figura femenina para dar protagonismo al empoderamiento de la mujer en el siglo XXI.

La idea entusiasmó desde un principio a Manolo Martín, que está más dedicado estos años a hacer grandes escenarios y a colaborar con el mundo del arte. Las fallas estaban más como un complemento de la economía del taller. De hecho, estos años sólo se le había visto en trabajos en colaboración para la falla Corona, pero Estif ha convencido al artesano para volver a lo grande siguiendo más el corazón que la razón.

Tanto Manolo Martín como su hermano Ferrán habían colaborado con su padre en las fallas que este plantó en la plaza del Ayuntamiento, pero es la primera vez que firmará como protagonista. «Mi padre hizo en 1985 la falla con el castillo de Walt Disney; en 1986, junto con Sento Llobell, la falla del 600 que vistió Francis Montesinos. En 1987 repitió la colaboración para hacer la fachada del Ayuntamiento y en 1988 con Ortifus la falla de la excavadora y mi hermano y yo ya colaboramos, pero ahora es con firma y en compañía de nada más y nada menos que el maestro mayor del gremio», indica.

Y es que José Ramón Espuig también forma parte de este equipo y está muy ilusionado. Esta oportunidad será para Espuig como el broche de oro a una carrera «porque me jubilo en tres años. Estoy muy contento y el proyecto es una bomba. Es diferente a lo que se ha visto estos últimos años», confiesa José Ramón Espuig.

No es la primera vez que Espuig concurría, ya que hace dos años se presentó con Ximo Esteve y profesores de la Politècnica. En el caso de Manolo Martín, también concurrió hace unos años con diseño de Antonio de Felipe, pero no hubo suerte.