Espuig: «Entra mucho dinero y no llega a casales ni a los artistas»

L. SORIANO VALENCIA

Uno de los temas de debate que ha salido de nuevo a la palestra es si se debería de cobrar o no una tasa turística a los visitantes que recibe la ciudad en Fallas. Para el maestro mayor del gremio de artistas falleros, José Ramón Espuig, la respuesta es clara: «Sí».

El máximo representante de los artistas falleros asegura que es necesario que se establezca una tasa, «como se hace en otras muchas ciudades». Y añade como propuesta que esta aportación «podría repercutir directamente al artista porque las comisiones ya recogen el 25% de lo que declaran de falla». Y «en su defecto, si no puede ser, a las comisiones, pero que siempre se destine a la falla». Insiste en que el destino sea la falla «porque estamos recibiendo por las fallas el mismo dinero que hace 20 ó 25 años». Y añade que no hay que perder de vista que el objetivo es «engrandecer la fiesta. Entra mucho dinero en los días de Fallas pero a las comisiones y a artistas no llega nada. Sería una manera de salvar el oficio».