El Carmen se convertirá en el epicentro del II aniversario del Patrimonio

El edil Pere Fuset, junto al cartel de la falla de l'antigor. / lp
El edil Pere Fuset, junto al cartel de la falla de l'antigor. / lp

Cultura Festiva confía a 'Fet d'Encàrrec' la plantà de una falla antigua de 1895 en la plaza de la Santa Cruz

L. SORIANO

valencia. El Carmen se convertirá el 30 de noviembre y el 1 de diciembre en el epicentro de las Fallas y es que la concejalía de Cultura Festiva ha organizado para ese fin de semana unos actos de celebración del II aniversario de la declaración de las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

En la noche del día 30 se plantará en la plaza de la Santa Cruz una falla de l'antigor, es decir, un proyecto que ya vio la luz en la calle Linterna en 1895.

El proyecto se ha confiado a 'Fet d'Encàrrec', Marisa Falcó y Paco Pellicer, artistas que como dijo el concejal Pere Fuset, «tienen su taller en el Carmen». Se reproducirá un cadafal con cuatro ninots, «una labradora que representaba a Valencia y que recibía dinero del pueblo y de las clases medias, pero con una banca que daba la espalda, un tema muy actual», según Pere Fuset.

El sábado 1 habrá una charla de la indumentarista Victoria Liceras en el casal de Plaza de la Santa Cruz (12 h); a las 13 horas pasacalle con la colla de tabal i dolçaina de la JCF; a las 14 horas, una traca correguda desde la calle Roteros de pirotecnia Martí y a las 17 horas una charla sobre el origen de las fallas del historiador Iván Esbrí. A las 18 horas se recreará el acto de l'estoreta velleta. Y a las 19.30 horas habrá un concierto del Centro Instructivo Musical de Benimaclet con melodías de la época y a las 20.30 horas se hará la cremà.

Fuset hizo ayer una valoración del acuerdo sobre los días de instalación de carpas acordado in extremis. «Se llegó a un acuerdo con más o menos entusiasmo. Es un pacto de ciudad», dijo. El presidente de la Interagrupación, Jesús Hernández, y el de la Federación de Primera A, Francisco Romero, coincidieron en que este acuerdo fue «un mal menor». Romero lamentó la posición de un sector empresarial «que tanto recibe de la fiesta fallera». Y Hernández recordó que algunos plantearon condiciones «leoninas» que no se adoptaron como cerrar las verbenas a las dos o a las tres. Y reconoció que a veces piensa «si esta gran fiesta la merece esta ciudad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos