Un paraíso escondido

Vista general de la albufera del lago de Anna (Valencia). /LP
Vista general de la albufera del lago de Anna (Valencia). / LP
El lago de la albufera de Anna, a sólo 70 kilómetros de la ciudad de Valencia, es un oasis de naturaleza para toda la familia
EXTRASValencia

Para muchos es uno de los grandes secretos a voces de la Comunitat Valenciana. Sin embargo, para otros es un gran desconocido. El lago de Anna (Valencia), situado en la bella localidad de la comarca de la Canal de Navarrés, a tan solo 70 kilómetros de la capital valenciana, es uno de los parajes más bellos que esconde la Comunitat y un enclave perfecto para pasar el día en la naturaleza con la familia al completo.

El lago de la albufera de Anna se encuentra a un kilómetro escaso de distancia del núcleo urbano del municipio y gracias a sus múltiples nacimientos de agua ha visto asentarse cerca de él a casi todas las civilizaciones que han pasado por la zona desde el Mesolítico, del que se ha encontrado algún yacimiento, hasta romanos o árabes. Sus aguas, que en algún punto de la historia se han considerado termales, son estupendas para el baño y conforman varios ramales, que dota al paraje de una estructura irregular aún más bella, rodeada de vegetación. Garantizan la sombra todo el año gran cantidad de pinos, sauces llorones, olmos, chopos, plataneros y eucaliptos, que comparten espacio con hierbas aromáticas como el tomillo, la lavanda o el romero.

El agua dulce del lago proviene de distintos manantiales, que reciben el nombre de ojales. Gracias a ella conviven en algunas épocas del año varios tipos de patos salvajes, garzas y ocas, que campan a sus anchas gracias a la amplitud de las más de 2.000 hectáreas que conforman el espacio natural, pero a los que se puede ver sobre todo en el pequeño islote que emerge en el centro de la laguna y al que se puede acceder fácilmente, ya que la profundidad máxima es de poco más de 1,5 metros.

En sus aguas viven, fundamentalmente, carpas y barbos y entre semana, durante todo el año se puede disfrutar de la pesca. En verano, también se pueden disfrutar del agua con un largo paseo en barca.

Para pasar el día en familia hay un parque infantil pensado para los más pequeños, una piscina natural junto al lago y que está formada por una cascada con agua procedente de la montaña, y otra piscina artificial con socorristas y que permanece abierta desde finales del mes de junio hasta el primer fin de semana de septiembre. A un paso del lago se encuentra, además, el Camping Municipal de Anna, un amplio espacio en el que se puede acampar durante todo el año, disfrutar durante unos días del entorno y conocer alguna de la numerosas rutas que nacen en la zona. Una de ellas es la que llega hasta la Fuente Negra, uno de los nacimientos del lago y uno de los paisajes más bellos de la zona gracias a un perfil empinado que otorga grandes vistas a quienes han apostado por llegar hasta el final del camino.

Gorgo Gaspar de Anna, el más próximo al casco urbano.
Gorgo Gaspar de Anna, el más próximo al casco urbano. / LP

En la época de la dominación musulmana de la península, los almohades de la zona ya utilizaban este embalse natural para regar sus tierras, algo que no ha dejado de realizarse a lo largo de los siglos. Fue a mediados del siglo XX cuando la zona se limpió, se acondicionó y quedó preparada para convertir a Anna en un verdadero destino turístico de interior. Hoy en día convive en interés entre los visitantes con el Gorgo de la Escalera, un cañón natural cercano a Anna y en el que se descubre la majestuosa cascada del Salto. El visitante debe tener en cuenta el nombre del lugar, que se debe a la escalera natural de 136 escalones que hay para poder bajar. La recompensa es un baño en aguas finas y cristalinas que supone una gran recompensa.

Para los amantes de las mascotas, toda la zona de Anna es ideal para pasar el día con los más peludos de la familia, tanto el lago como la zona del Gorgo de la Escalera. Eso sí, el espacio es en algunos puntos reducido, por lo que el respeto siempre debe imperar.

Una zona que no deja de sorprender

Muy cerca del lago se encuentran otras zonas de gran interés natural y que también de deben visitar. Además de la Fuente Negra y el Gorgo de la Escalera, el visitante no debe perderse en su visita a Anna el Gorgo Catalán, la Fuente de Marzo, el Gorgo Gaspar y otras fuentes y lavaderos antiguos que vertebran el casco urbano de la localidad de la Canal de Navarrés.