Un hallazgo casi único en 200 años

Puesta de huevos en la playa del Serradal de Castellón./LP
Puesta de huevos en la playa del Serradal de Castellón. / LP
Más de un centenar de huevos de tortuga boba, el 90% de los cuales estaba fecundado, son recuperados en una playa de Castellón
EXTRASCastellón de la Plana

Una tortuga boba, la especie más abundante de las tortugas marinas del Mediterráneo, desovó la madrugada del pasado 13 de julio 113 huevos en la playa del Serradal de Castellón de la Plana, de los cuales el 90% se encuentran fecundados, según los veterinarios de la Fundación Oceanogràfic, donde se depositaron 32 de los huevos tras ser recuperados por la Red de Varamientos de la Comunitat Valenciana. El equipo veterinario califica la noticia de «muy esperanzadora», puesto que «gracias al seguimiento y control que puede hacerse en los huevos de las incubadoras del Oceanogràfic, se puede esperar el mismo porcentaje en los que se encuentran en la playa». Los 81 huevos restantes se encuentran a buen recaudo en un nido habilitado en una zona de El Saler, en el Parque Natural de l'Albufera, donde serán continuamente vigilados hasta que culmine su desarrollo y se produzcan los nacimientos, esperados para la primera quincena de septiembre.

El hallazgo supone la quinta puesta de huevos de tortuga boba ('Caretta caretta') que se registra en la Comunitat Valenciana en 200 años. Fueron encontrados alrededor de las 5 horas de la madrugada por unos bañistas que se encontraban en la zona y avisaron a la Policía Local de Castellón de la Plana, que llamó al 112. Con ello, se activó la Red de Varamientos, compuesta por personal técnico de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, la Universitat de València (UV) y la Fundación Oceanogràfic. Especialistas en tortugas marinas de la Unidad de Zoología Marina del Instituto Cavanilles se desplazaron al lugar, pero la hembra ya había vuelto al mar, de modo que se procedió al rescate de los huevos para asegurar su desarrollo.

Los otros 32 huevos no liberados se encuentran en las instalaciones de la Fundación Oceanogràfic en la ciudad de Valencia, donde, como ya se hizo en el año 2016 con otra puesta similar, se mantendrán en incubadoras con todas las garantías de temperatura y ambiente adecuados. Se intenta así de diversificar las actuaciones para conseguir la máxima supervivencia posible de los neonatos y asegurar que todos pueden ser liberados en la naturaleza en perfectas condiciones en un futuro no muy lejano.

Colaboración

La Comunitat Valenciana cuenta, además de las tres instituciones que integran la Red de Varamientos, con la participación de la Universitat Politècnica de València (UPV), que se encarga del marcaje satelital de las tortugas, y con la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica, a través del proyecto Life IP Intemares. También colaboran en la logística necesaria para este tipo de recuperaciones el Ayuntamiento de València, el Parque Natural de l'Albufera y la Demarcación de Costas de Valencia, dando cobertura con sus técnicos a las necesidades que puedan plantear los trabajos de recuperación, conservación y readaptación de los ejemplares que se vuelven a dejar en condiciones de libertad o semilibertad, según los casos.

Desde la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica se destaca la importancia de la colaboración ciudadana. Gracias a sus llamadas al 112, en 2018 se detectaron hasta tres intentos de cría por tortugas marinas en playas valencianas, aunque no concluyeron con la puesta. La conselleria solicita a la ciudadanía que, si observa tortugas marinas en las playas, avise de inmediato al teléfono de emergencias 112.