Consejos para disfrutar de una jornada de playa con tu perro

Para que el perro se bañe se recomienda escoger zonas de poca profundidad. /REUTERS / DARREN STAPLES
Para que el perro se bañe se recomienda escoger zonas de poca profundidad. / REUTERS / DARREN STAPLES
Preparar una bolsa con agua dulce, algún juguete y la documentación, y usar protección solar, recomendaciones básicas
EXTRASValencia

Cada vez son más las personas que quieren pasar su tiempo de ocio y descanso junto a sus mascotas. Y quieren hacerlo también en verano y cuando van a la playa. Para ellos, en los últimos años se han multiplicado las playas acotadas y normalizadas para poder visitarlas con canes. Eso sí, para disfrutar con total seguridad hay que seguir una serie de consejos.

Antes de salir de casa, tal y como recomiendan desde la Fundación Affinity, se debe preparar una mochila especial para nuestra mascota con objetos básicos como un bebedero con agua dulce, juguetes, bolsas para recoger sus necesidades y que otros usuarios de la playa nos las pisen y, si tiene las patas delicadas, crema solar y un protector con almohadillas para que no se queme con el calor de la arena. También se recomienda poner en la bolsa la documentación del can en la que se acredite que el animal está al día en sus vacunas y tiene el chip identificador. Ante cualquier eventualidad, la documentación puede ser necesaria si la policía así lo requiere.

Ya en la playa, es importante que el perro, sea cual sea su raza y su pelaje, pueda estar resguardado en una zona de sombra, bajo una sombrilla o parasol. En las zonas de poco pelo o pigmentación se recomienda usar protección solar y, como en el caso de los humanos, se recomienda encarecidamente evitar largas exposiciones y las horas centrales del día, cuando la irradiación es más intensa. Durante el día de playa, no hay que perder de vista a nuestra mascota en ningún momento, sobre todo teniendo en cuenta que en la playa hay otros perros y que no todas las zonas acotadas para ellos están perimetradas y pueden escaparse o molestar a otros usuarios. Para que el perro se bañe, sobre todo si son las primeras ocasiones, desde la Fundación Affinity se recomienda escoger zonas de poca profundidad, que le hagan sentirse cómodo y donde no haya corrientes. Beber agua de mar puede provocarle problemas intestinales, así que hay que evitar en todo momento que caigan en esa tentación.

Cumplir las normas

Es muy importante que las mascotas cumplan las normas básicas de higiene aunque las playas estén especialmente pensadas para ellas. Por ello, hace unas semanas el Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia (ICOVV) advertía de los riesgos sanitarios de incumplir las normas en las playas para perros, ante la llegada del verano y la época de baño, ya que se puede ocasionar un «grave problema» de salud pública tanto para los animales como para las personas. Según destacaron desde la entidad colegial, las heces de los perros pueden estar contaminadas por parásitos y, si no se recogen, pueden infectar al resto de mascotas y bañistas. A la hora de gestionar los excrementos de los animales, los dueños deben disponer de bolsitas sanitarias para recogerlos y tirarlos a las papeleras. «Bajo ningún concepto deben enterrarse, ya que las condiciones ambientales permiten seguir activos a los posibles parásitos presentes en las heces y que estos puedan contagiarse a las personas», explican desde la Comisión de Clínicos del ICOVV.

Vuelta a casa

A la hora de volver a casa, las recomendaciones de la Fundación Affinity pasan por dar a nuestro amigo peludo un baño con agua dulce. Servirá para eliminar los restos de sal y arena y le ayudará a proteger la piel y el pelo.

Es importante que el can pueda tener zonas de sombra para descansar

Una vez seco, es ideal revisar con profundidad las orejas para asegurarse de que no ha quedado agua o arena en su interior que le pueda causar algún tipo de infección. Si en los días posteriores el perro sacude la cabeza y se rasca con insistencia los oídos, consulta al veterinario, ya que puede ser síntomas de otitis. También es recomendable revisar las plantas de las patas y aplicar un poco de crema que relaje la zona tras un día intenso de carreras, calor y arena.

Playas caninas en... Valencia

La provincia de Valencia cuenta actualmente con cuatro playas caninas, aptas para disfrutar de la arena y el agua con las mascotas. La más cercana a la ciudad de Valencia es la playa canina de Pinedo, que acota un tramo de arena y aguas tranquilas para los canes y sus amos. En el Puig se encuentra la playa de La Torreta-Santa Elvira, formada por piedra y arena y cercana al barranco de El Puig. Viajando hacia el sur, Cullera cuenta con la playa de El Brosquil, una playa semiurbana y rodeada de urbanizaciones privadas, lo que hace que se necesiten indicaciones para poder visitarla. En Gandia, la lista de la provincia de Valencia se cierra con la playa-can habilitada en l'Ahuir, una de las primeras de este estilo habilitadas en la Comunitat y de las que más visitantes recibe en verano.

Playas caninas en... Castellón

En la provincia de Castellón también se cuentan cuatro playas aptas para que las visiten mascotas. Dos de ellas están en la localidad de Vinarós: la playa de Aiguaoliva, de piedra y la primera de la provincia en dar este tipo de servicio, y la playa de Les Llanetes, con 150 metros de grava y piedra para el disfrute canino. En Alcossebre está situada la playa de l'Estany, que se encuentra junto a la desembocadura del río San Miguel. Por último, Moncofa tiene habilitada desde el año pasado la playa Belcaire en uno de sus tramos para el uso canino.

Playas caninas en... Alicante

La provincia de Alicante es la que más zonas de playa tiene habilitadas para perros, siete en total tras las aperturas que se realizaron en 2017 y que se consolidan este verano. En Dénia se puede disfrutar de la playa de la Escollera Norte, mientras que en Altea se encuentra la playa Mar y Montaña, formada por piedras y muy poca arena y que desde hace unos años está habilitada para mascotas. En La Vila Joiosa se puede visitar con las mascotas la cala de El Xarco, una playa situada entre El Campello y 'la vila' con cierta dificultad para el acceso, lo que le convierte en una tranquila opción para pasar el día. En El Campello se cuentan dos playas para canes: la de la Punta del Riu Sec, que tiene un magnífico acceso en coche, y la del Barranc, rodeado de un paisaje natural muy recomendable. En Santa Pola se puede optar por la caleta dels Gossets, que como indica su propio nombre está pensada para canes y que es una de las más visitadas y recomendadas de toda la provincia alicantina. La capital, por último, alberga la denominada Doggy Beach, situada entre la ciudad y la urbanización Urbanoba.