Jornadas

El cambio climático traerá más lluvias torrenciales, según los expertos

El cambio climático traerá más lluvias torrenciales, según los expertos
EFE
EXTRASvalencia

Los efectos del cambio climático podrían intensificar fenómenos meteorológicos ya de por sí extremos como las lluvias torrenciales y las olas de calor en zonas especialmente sensibles a este tipo de situaciones climáticas como la cuenca del Mediterráneo. Así lo expusieron el jefe de Climatología de la Agencia Estatal de Meteorología en la Comunitat Valenciana, José Ángel Núñez, y el exdelegado territorial de Aemet en Baleares, Agustí Jansà, en las Jornadas sobre Fenómenos Meteorológicos Extremos en el Mediterráneo celebradas en el rectorado de la Universitat de València (UV) hace unos días.

El director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante (U), Jorge Olcina, también advirtió de que uno de los principales problemas de España, y especialmente del área mediterránea, con las inundaciones es que se siguen instalando espacios urbanizados en zonas inundables. Núñez recordó que en la zona mediterránea ha habido un verano con «bastante actividad tormentosa» y un otoño «con precipitaciones torrenciales, algunas catastróficas como en Palma», aunque incidió en que «no son fenómenos nuevos». «Lo que se discute es si realmente está cambiando la frecuencia con la que se presentan estos fenómenos, la tipología y la intensidad y si es consecuencia del cambio climático», indicó.

A su juicio, el «calentamiento indudable» que se registra en la cuenca mediterránea da lugar a «una mayor disponibilidad energética y eso modifica los patrones en los que se presentan estos episodios». Ello supone que cuando se dan las condiciones meteorológicas apropiadas, como las de este verano, «los fenómenos meteorológicos puedan ser potencialmente más intensos de lo que lo eran hasta ahora». «Las precipitaciones más intensas que se registran en Europa se dan en la cuenca mediterránea», con los dos valores más altos de lluvias en 24 horas en Oliva (Valencia) y el sureste de Francia. Olcina detalló que zonas donde los fenómenos meteorológicos son «ya de por sí extremos», con lluvias torrenciales y olas de calor, «son especialmente sensibles a los efectos del cambio climático» que puede derivar en aumento de temperaturas e intensificación de los fenómenos.