Investigación

Mejor predictor que el tamaño corporal o el ritmo cardíaco

La alicantina María Blasco, directora del CNIO./LP
La alicantina María Blasco, directora del CNIO. / LP
RAFA HONRUBIAValencia

En el trabajo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), que ha recibido financiación del Ministerio de Ciencia, el Instituto de Salud Carlos III y la Fundación Botín y Banco Santander, las medidas se hicieron en muestras de sangre de varios individuos de nueve especies, la mayoría del Zoo Aquarium de Madrid. Las muestras de las gaviotas de Audouin proceden de una colonia salvaje en el Delta del Ebro y se han analizado en colaboración con la Universidad de Barcelona. Los investigadores midieron los telómeros en los glóbulos blancos de individuos de distintas edades, en cada especie.

Se estudiaron, en concreto: nueve delfines de entre 8,6 y 50,1 años de edad; 15 cabras de entre 0,8 y 10,1 años; ocho renos de 1,4 a 10,5 años; 15 flamencos de entre 0,8 y 50,1 años; seis buitres de entre 8,1 y 21,4 años; cuatro elefantes de Sumatra de entre 6,1 a 24,7 años; gaviotas de entre cero y 24 años; y siete ratones de entre 1,4 y 2,6 años. La edad de las gaviotas se determinó a partir de las anillas que se colocan cuando son pollos, y que permiten la identificación de los individuos a lo largo de su vida. Junto con el equipo veterinario del Zoo de Madrid y en algunas especies, como elefantes y delfines, a través de los entrenamientos médicos que permiten la colaboración de los animales de forma voluntaria en sus chequeos, se tomaron muestras de sangre haciéndolo coincidir con sus analíticas de seguimiento de su estado de salud.

Los resultados indican que la velocidad de acortamiento de los telómeros predice la longevidad de especies mucho mejor que otros parámetros considerados hasta ahora, como el peso corporal -en general las especies más pequeñas tienden a vivir menos tiempo- o el ritmo cardíaco.