Diez gramos de frutos secos al día para una mejor salud cognitiva

Su consumo se asocia con mejor memoria y razonamiento./LP
Su consumo se asocia con mejor memoria y razonamiento. / LP
EXTRAS.

El consumo de frutos secos a largo plazo podría ser la clave para mejorar la salud cognitiva en personas mayores, según un nuevo estudio de la Universidad de Australia Meridional (UniSA). En un estudio sobre 4.822 adultos chinos de más de 55 años, los investigadores encontraron que comer más de diez gramos de frutos secos al día se asociaba positivamente con un mejor funcionamiento mental, incluida la mejora del pensamiento, el razonamiento y la memoria.

El investigador principal, el doctor Ming Li, de la UniSA, ha señalado que se trata del primer estudio en informar sobre una asociación entre la cognición y la ingesta de frutos secos en adultos chinos mayores, y proporciona información importante sobre el aumento de los problemas de salud mental -incluida la demencia- que enfrenta una población que envejece. «El envejecimiento de la población es uno de los desafíos más sustanciales del siglo XXI. No solo las personas viven más tiempo, sino que a medida que envejecen, requieren un apoyo de salud adicional que está ejerciendo una presión sin precedentes sobre los servicios de salud y atención a las personas de edad», recuerda el doctor Li. En China, «este es un problema masivo, ya que la población está envejeciendo mucho más rápidamente que en casi cualquier otro país del mundo», añade.

Por ello, considera que «la atención médica mejorada y preventiva, incluidas las modificaciones dietéticas, puede ayudar a abordar los desafíos que presenta una población que envejece». «Al comer más de diez gramos -el equivalente a o dos cucharadas pequeñas- de frutos secos al día, las personas mayores pueden mejorar su función cognitiva hasta en un 60%, en comparación con las que no los comen, evitando lo que normalmente sería la dosis natural de dos años de decadencia cognitiva», aclara el director de la investigación de la universidad australiana.

El estudio analizó nueve oleadas de datos de la Encuesta de Nutrición de Salud de China, recopilados a lo largo de 22 años, y encontró que el 17% de los participantes eran consumidores regulares de frutos secos; en su mayoría, cacahuetes. El doctor Li recuerda que los cacahuetes tienen efectos antiinflamatorios y antioxidantes específicos que pueden aliviar y reducir el deterioro cognitivo.