La economía española destaca en la UE pese a la incertidumbre

La economía española destaca en la UE pese a la incertidumbre
Irene Marsilla
LAS PROVINCIAS y Banco Santander describen cómo ha sido la evolución económica europea y española en el primer trimestre del año
SANDRA PANIAGUA

El Hotel Westin acogió ayer el Foro LAS PROVINCIAS-Banco Santander en el que Laura Velasco, analista macro especializada en economías avanzadas y G10 de Banco Santander, y Borja Cuesta, responsable de tesorería para las territoriales de Valencia y baleares de Banco Santander, ofrecieron una visión global del estado actual y futuro próximo de la economía, moderados por María Gómez, del equipo de FAX de Mercados España.

Tras las presentaciones y agradecimientos, Antonio Valldecabres, director territorial de Valencia y Murcia, introducía la exposición explicando que el motivo del foro era «tratar de dar una visión de la situación macroeconómica de este primer trimestre. Es un momento bueno porque han pasado muchas cosas y existe una sensación de recuperación en Estados Unidos. Pensábamos que la economía europea iba a repuntar pero el 2019 se parecerá más al 2018 de lo que pensábamos».Ya entrados en materia, Laura Velasco explicó cuál era la situación macroeconómica en la que estamos inmersos. «Venimos de un mes de marzo en el que el Banco Central Europeo se ha pronunciado en tono de cautela, más de lo que se esperaba, y además en un escenario que justifica, desde nuestro punto de vista, que no haya prisa en normalizar la política monetaria del área».

Los datos a los que Velasco hizo referencia señalan que en 2018 se acabó con un crecimiento del 1,8 y con un perfil trimestral que apuntan a que la segunda parte del año fue pobre en términos de crecimiento.

«Tenemos que decir que las circunstancias de riesgo pesaron en el lado negativo. Factores como la incertidumbre política, el Brexit, la guerra comercial, los cambios regulatorios en el sector del automóvil, etc. Luego hay otra serie de elementos, que pueden sonar a excusa pero que están ahí, como son que las condiciones metereológicas no sean las que tienen que ser», explicaba Velasco. La analista macro especializada continuaba explicando que «en este primer trimestre tenemos un sector servicios que gana fuerza y esto podría mantener las cifras en positivo pero es cierto que en el sector manufactura siguen siendo negativas ya que los factores que hemos mencionado anteriormente siguen estando presentes, incluso de una forma más fuerte».

Irene Marsilla

Análisis europeo

En el análisis que Laura Velasco estaba haciendo de la economía europea, señalaba que la foto por países no es la misma dentro de las grandes cuatro economías el entorno.

«En este sentido, en Alemania el sector manufacturas y la tendencia de exportaciones hace que los datos de crecimiento no recojan del todo datos positivos generando crecimiento interno y externo. En Francia se le suman condicionantes domésticos, como las protestas de los 'chalecos amarillos', etc. que, en general, han hecho que los datos también hayan ido a peor. En Italia están en recesión técnica porque los dos trimestres anteriores se contrajo su economía. En España tenemos una excepción positiva porque la demanda interna ha crecido positivamente».

Por todo esto, Velasco se mostraba positiva. «Tenemos un 2018 que no era lo que se esperaba, las manufacturas se comportaron peor que los servicios; Alemania y Francia deberían dibujar una tendencia al alta más notable; Italia no crece como debería y España está despuntando. 2019 va a ser un año complicado», apuntaba la analista macro.

Un futuro cercano

Según explicaba la ponente, el punto de partida para el 2019 puede lastrar el conjunto del año, ya que todo el mundo ha entendido que revisar a la baja las previsiones de crecimiento dice mucho de cómo están los ánimos. «Hay unos supuestos de mejora clara en el segundo semestre de este año. La idea general es que estamos en un entorno de incertidumbre en que hemos revisado a la baja las previsiones. Sin embargo, el potencial de mejora puede ser más evidente en la segunda parte del año y abrir la puerta a un 2020 mucho más positivo», argumentaba Velasco, quien también mencionaba que «los riesgos a la baja han aumentado, pero los datos de demanda interna siguen bien, por lo que nos da una esperanza positiva».

Como punto importante del cambio que puede haber de cara a final de año, Velasco comentaba que tanto la creación positiva de empleo como la capacidad adquitisitiva de las familias les hacía ser optimistas. «En el caso de las familias, la renta disponible sigue siendo solida. Además, la creación de empleo en el área está en el nivel más alto históricamente. Este es un crecimiento del empleo apoyado en todos los grandes sectores productivos y en todos los países y las subidas salariales hacen que veamos positivamente el final de año».

Fotografía española

El optimismo que ayer mostraron los expertos en el foro se centró no sólo en la mejora de la economía europea sino en la radiografía de la situación de España.«En nuestro país, la foto es más positiva que en el resto de Europa. De hecho en términos numéricos venimos de un 2018 con un crecimiento del 2,6. Con un crecimiento que viene de la demanda interna. Empezamos el 2019 bajo un telón de riesgos que se aplican de la misma manera que en la zona euro pero con indicadores que tienen pinta de ser buenos en este primer trimestre. Lo que vemos es que las encuestas muestran cierta aceleración de la actividad económica, en términos comparativos lo hacemos mejor».

«Es importante evaluar, explicaba Laura Velasco, la tendencia de los últimos trimestres. Es importante decir que en términos de recuperación hay un avance significativo de la renta nacional que alcanza el 4%. Cabe señalar que en los peores años de la crisis estaba en negativo. Además, con el matiz de que dentro de ese crecimiento hay un cambio en términos de distribución. Ahora está más equilibrada entre el sector empresarial y las familias». La sorpresa también la da el mercado laboral que, unido a lo anteriormente mencionado y a la reducción del desempleo, nos hace ser positivos. Queda mucho por hacer pero la velocidad de crucero es muy buena. Tenemos potencial suficiente como economía para alcanzar el crecimiento del 4% a dos años vista». Por último, según señalaron los expertos, «hay una variable que hay que vigilar de cerca y es la tasa de ahorro de las familias ya que volvemos a gastar más de lo que ingresamos. Ese consumo ha dado como resultado que la tasa de ahorro esté por debajo del 5%. Aunque también es cierto que, paralelamente, se ha producido un aumento a la riqueza financiera de las familias. Estamos en cuestión de riqueza total por debajo de las cifras de la época de antes de la crisis».

Inflación y tipos de interés

Otro marcador importante señalado en el foro fue la inflación ya que, según comentaron los expertos allí presentes, el ciclo actual difiere notablemente de lo que viene siendo la historia.

«Hemos tenido momentos de inflaciones negativas, también repuntes casi de hasta el 3% y ahora estamos hablando que está entorno al 1,5%. Lo importante va a ser como evoluciona el desglose de esa inflación. Por un lado, lo que hagan los precios energéticos y la inflación subyacente de los alimentos frescos», explicó Velasco.

«El consumo sigue siendo positivo, la inflación subyacente debería encaminarse hacia el 1,5% pero con un cambio hacia una mayor inflación subyacente. Los precios no deberían ser un problema para las familias a nivel de poder. En cuanto a las empresas, dependiendo del sector de cada una, en los próximos trimestres su cuenta de resultados dependerá de la cantidad de oferta que coloque en el mercado más que de sus márgenes».

Con todos estos datos sobre la mesa, los expertos presentes en el foro señalaban que «entendemos que el Banco Central Europea muestre una señal de cautela, más tiempo de lo que esperábamos con los tipos de interés bajos pero creemos que una vez se mitiguen estos factores de incertidumbre se corregirán hacia el lado positivo. En este sentido, en función de cómo evolucionen los riesgos y cómo se materialicen estos nos veremos obligados a adecuar nuestras cifras, pero creemos que hay potencial de mejora hacia el lado positivo».

En referencia a los tipos de interés, Borja Cuesta afirmaba que es que es un momento atípico en el que las «grandes empresas están cambiando su mix de financiación donde su parte fija pesa más que la variable. La tentación de pensar que estas empresas son más grandes y que las pequeñas no pueden hacer lo mismo es grande, pero la reflexión es que las empresas, independientemente de su tamaño, deben buscan la certidumbre en todos los ámbitos».

El responsable de tesorería para las territoriales de Levante del Banco Santander explicaba que para él, «una buena práctica en la empresa sería analizar el perfil de deuda y, tras ello, analizar cuáles son los riesgos y tener claro cuál es el punto exacto en el que la empresa puede empezar a sufrir. Analizando estos parámetros, lo que se debe conseguir es anticiparnos y mitigar los riesgos exógenos a la empresa. Sabemos que la financiación es necesaria para las empresas».

Para lograr ser dueños del futuro, las empresas deberán realizar este análisis «teniendo en cuenta los ingresos, los gastos operativos, los salarios, el perfil deuda, el calendario de amortización, etc. Con todo ello se podrá aprovechar la curva de tipos mínimo. Se puede encontrar el producto financiero que la empresa necesita con herramientas concretas. Esta es una buena práctica a nivel nacional, este análisis detallado y profundo debe centrarse en su actividad comercial y negocio e intentar mitigar los factores externos».

Otro de las preocupaciones de las que se hablaron fue el 'Brexit' y su influencia en la economía española. Aunque los expertos no se atrevieron a dar un escenario plausible, señalaron que no creen en la posibilidad de una salida dura debido «a la capacidad real de establecer unas aduanas y una administración totalmente funcional». Aún así, explicaron que en el caso de la divisa, «lo que se debería hacer es un ejercicio de análisis para mitigar al máximo los riesgos dejando la máxima cobertura y ver todas las alternativas posibles», concluía Cuesta. El foro concluía con la reflexión de Carlos Cervide, director de Mercados de Santander España, en la que señalaba que «es verdad que la forma de monitorizar la economía europea es mirando a la estadounidense ya que si esta muestra síntomas de debilidad aquí también se notará».

En el encuentro de ayer estuvieron presentes más de 120 personas; asistieron al mismo Antonio Valldecabres, director territorial de Banco Santander en la Comunitat y Carlos Ciervide, director de Mercados de Santander España, así como el presidente del Consejo de Administración de LAS PROVINCIAS, Gonzalo Zarranz, y el director general del periódico, Fidel Pila.