Abascal abarrota el Príncipe Felipe de Valencia y pide el voto «en defensa de la libertad»

Ignacio Gil Lázaro, Santiago Abascal y José María Llanos saludan en un momento del mitin. /EP
Ignacio Gil Lázaro, Santiago Abascal y José María Llanos saludan en un momento del mitin. / EP

El líder de Vox asegura que en las elecciones del domingo «nos jugamos el futuro de España» y carga contra la «derechita cobarde» y «la naranja»::

Juan Sanchis
JUAN SANCHISValencia

Santiago Abascal llegó y llenó. Desde horas antes del inicio del mitin que ayer Vox celebró en el Museo Príncipe Felipe de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia miles de personas hacían cola para entrar en el recinto. Muchos no pudieron acceder y el presidente nacional de Vox se detuvo ante ellos y les dirigió una breve alocución antes de acceder a la nave.

Allí miles de personas, unas 5.500 según la organización, le esperaban desplegando centenares de banderas nacionales y de Vox. El ambiente se fue caldeando a medida que se acercaban las ocho de la tarde. Por la megafonía iban sonando canciones típicas españolas. Desde Manolo Escobar al Duo Dinámico (con un 'Resistiré' lleno de contenido metafórico) hasta Los Nikis o Nino Bravo (el más coreado). Cuando faltaban apenas faltaban diez minutos el 'Novio de la muerte' terminó de enardecer a los asistentes.

Santiago Abascal llegó al estrado acompañado por los gritos de «presidente, presidente». Hizo pocas propuestas concretas e insistió en los argumentos que ha venido repitiendo durante los últimos días. Para el líder de Vox, el próximo domingo «nos jugamos la existencia misma de España y la pervivencia de la libertad atacada por el independentismo y la dictadura progre».

IRENE MARSILLA

Fue muy claro. No tuvo pelos en la lengua. El domingo hay dos opciones: «la continuidad histórica» de España o «el caos de un frente popular» que «une a comunistas, separatistas y señoritos de Barcelona».

Abascal tuvo para todos. Obviamente el centro de sus críticas se dirigieron contra Pedro Sánchez y sus socios de Podemos e independentistas. Pero Partido Popular y Ciudadanos se llevaron su parte. Los primeros, «la derechita cobarde» porque en lugar de valor seguro, en referencia a su lema, «seguro es que no tienen valor». Respecto los segundos, a los que llamó «la derechita naranja», se preguntó, también parafraseando el 'Vamos' de sus carteles, «¿a dónde? ¿Hoy sopla el viento del sur o del norte? ¿Qué dicen las encuestas?». Eso sí. Pedro Sánchez se llevó la peor parte. Para el líder de Vox, no quiere a España, sino que «es un individuo que solo busca el poder sin pararse, como los psicópatas, a ver los sentimientos básicos de los españoles».

Y es que Abascal lo tiene claro. PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos, «los cuatro del debate del consenso», están de acuerdo en lo esencial: «en las autonomías, la ideología totalitaria de la memoria histórica, la ideología de género..». Y sólo se diferencian en los eslóganesAbascal recurrió en numerosas ocasiones a su conocida terminología y se mostró convencio de que la «la dictadura 'progre' agoniza» y ha señalado que «se piensan que el obrero está preocupado con el heteropatriarcado, el agricultor por el lenguaje inclusivo o el estudiante por la custodia compartida de las mascotas». Frente a ello, aseguró que Vox va a «ganar» porque «tienen un empeño enfermizo en decirnos cómo tenemos que vivir y sentir». También volvió a tender su mano a los votantes socialistas traicionados. Aseguró que los jóvenes están con Vox hartos de que les digan lo que tienen que pensar y en tono burlón se refirió a que «ya han prohibido Caperucita por machista y acabarán prohibiendo 'El Quijote' por islamófobo».

Además, recordó la posición del partido sobre temas como la inmigración, la legítima defensa o la ideología de género y defendió «sacar de la oreja a los okupas» que se apropian de una vivienda que no es la suya.

El acto lo abrió el candidato de Vox a la Generalitat, José María Llanos, quien aseguró que van a luchar contra el adoctrinamiento en los colegios y no consentirán la desmemoria histórica y criticó a José Luis Ábalos por ir al cementerio de Paterna a rendir homenaje a los republicanos dando la espalda a los otros caídos.El candidato al Congreso Ignacio Gil Lázaro advirtió que la unidad de España y la libertad están en peligro y que «hay que decir a Pedro Sánchez que no le vamos a permitir democráticamente» que venda España a los independentistas para mantenerse en el poder.

Gil Lázaro fue especialmente duro con Pablo Iglesias que «ahora se disfraza de moderado». Recordó valores que defiende la formación como la vida, el respeto a la persona sea hombre o mujer, la familia y aseguró que el Estado autonómico ha fracasado «porque ha disgregado la idea nacional y fomentado los desequilibrios».

El programa electoral de Vox, al completo: sus 100 ideas principales. El viernes cerrarán su campaña electoral en Valencia PSOE, PP y Ciudadanos.