El PP avisa a Ciudadanos de un futuro revés en las urnas si actúa con «ombliguismo» en Andalucía

El PP avisa a Ciudadanos de un futuro revés en las urnas si actúa con «ombliguismo» en Andalucía

La dirección nacional defiende que la «línea roja» para pactar con Vox es la Constitución

MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Optimismo. Ese es el ambiente que se respira en Génova apenas 24 horas después de que el PP esquivase el batacazo electoral en Andalucía que le auguraban los sondeos. El segundo puesto de Juanma Moreno deja a los populares con muchas opciones de gobernar tras 36 años de monopolio socialista y ese es el mensaje que se ha querido lanzar hoy desde la dirección nacional. «El PP ha recibido un mandato claro e inequívoco para presidir Andalucía. Vamos a sumir el reto de gobernar», ha señalado su presidente Pablo Casado, que ha comparecido junto a Moreno en rueda de prensa.

El candidato ha asegurado que ayer se «vivió una noche histórica» y ha apelado a la «responsabilidad» del resto de formaciones para no bloquear el cambio que han elegido los andaluces. «Los españoles castigarían a cualquier formación que actuara con ombliguismo o cálculos electorales respecto a esa posibilidad de cambio», ha advertido, en clara alusión a Ciudadanos.

Moreno ha confirmado que anoche habló con Juan Marín y que se emplazaron a hablar a lo largo de esta semana. De momento, no le ha ofrecido nada pero el conservador tiene claro que el sillón de San Telmo es suyo pese a que el liberal se ha postulado ya para ocuparlo. «No es razonable ni sensato que gobierne la tercera fuerza política», ha argumentado.

En el cuartel general del PP no contemplan un escenario distinto a que Ciudadanos (21 escaños) y Vox (12 escaños) voten a favor de la investidura de Moreno. Las tres fuerzas suman 59 escaños, cuatro por encima de la mayoría absoluta. «Sería difícil de explicar que aquellos que llevan toda la campaña pidiendo un cambio ahora intenten algún tipo de geometría variable», ha advertido igualmente Casado a Albert Rivera y a su círculo.

Líneas rojas

Los conservadores defienden que la «línea roja» para pactar con Vox es la Constitución. De la supresión de las comunidades autónomas, incluido en el programa electoral de la formación de Santiago Abascal, no quieren oír ni hablar. «Es algo por lo que el PP no va a pasar», ha asegurado Casado, que ve posible llegar a u ero que el PP sí puede estar de acuerdo con Vox en la «defensa de la unidad nacional».

En Génova no entienden las críticas del PSOE a que pacten con los de Abascal cuando ellos «están gobernando con el partido más radical que ha tenido la izquierda hasta ahora». Casado a recordado que Vox no ha gobernado aún en ningún sitio y lo ha contrarrestado con Podemos. «No nos van a dar lecciones de democracia. Al contrario, mientras no censuren a ETA, a independentistas y a dictadores como Maduro», ha remachado.

El presidente del PP ha subrayado que tras el varapalo del PSOE, Sánchez no debe alargar su agonía y convocar elecciones cuanto antes. «Además de dilucidar el futuro de Andalucía también se jugaba el partido a nivel nacional, y podía ser la primera zancada para que el Gobierno de Sánchez dejara claro que no tiene ningún proyecto», ha explicado.

Para Casado, las elecciones andaluzas son el pistolezao de salida a una carrera que «acaba de empezar» y el PP está «como una moto» en busca de recuperar el poder territorial perdido en los últimos años. «Voy a visitar todas las autonomías para designar los candidatos para un proyecto ganador. Hasta que no deje el centro derecha refundido y haya recuperado las capitales de provincias y autonomías no voy a descansar», ha zanjado.

 

Fotos

Vídeos