Moda solidaria con sello social

Responsables de Pikolinos y de la Fundación Defora muestran modelos de la nueva línea. /
Responsables de Pikolinos y de la Fundación Defora muestran modelos de la nueva línea.

Pikolinos lanza una nueva línea confeccionada por personas con discapacidad

MARÍA TERESA BOLÍVAR

Favorecer la inclusión social de personas con discapacidad a través del empleo es el objetivo del proyecto que el grupo Pikolinos, mediante su fundación, y la Fundación Defora han materializado en la creación de una nueva línea de calzado, producida íntegramente en Elche. La colección se compone de cuatro modelos de sandalias y uno de bolso -en dos colores, cuero y roble- y en ella han trabajado de forma conjunta tanto el equipo de la firma ilicitana como doce personas con distintos grados de discapacidad integrantes de la Fundación, que se han encargado de los adornos y otros elementos de los modelos.

El objetivo de esta iniciativa, tal y como comentaron ayer sus impulsores, es lograr la inclusión social de las personas con discapacidad a través del empleo en un puesto de trabajo digno y remunerado. Se trata de que esta acción les sirva de puente para acceder a un puesto de trabajo dentro del mercado laboral ordinario, ofreciéndoles la oportunidad de aprender un oficio dentro del sector del calzado, indicaron.

El programa de integración en el que participa el colectivo, además de la formación en el sector del calzado, incluye talleres para el desarrollo de actividades sociales y domésticas, en pro de una mejora de las capacidades de sus integrantes.

La nueva colección, que ayer presentaron por parte de Pikolinos Juan Perán y Antonio Perán, y Ángela Brotons, presidenta de la Fundación Defora, está ya a la venta en las tiendas propias del grupo Pikolinos -20 nacionales y 4 internacionales: Roma, Florencia, Bruselas y Brujas- y a través de la tienda online. Los beneficios del proyecto canalizados a través de la Fundación Juan Perán Pikolinos, llegan a la Fundación Defora, que los distribuye entre los participantes a modo de salario.

Antonio Perán resaltó que con el proyecto «hemos hecho realidad un sueño» y apuntó la posibilidad de crear en el futuro una empresa o centro especial de calzado para dar empleo al colectivo de personas con distintas capacidades.

Ayer otra de las entidades vinculadas a la Fundación Juan Perán, en este caso A puntadas, situada en el Parque Empresarial, recibió la visita de representantes municipales.

El alcalde, en A Puntadas

El alcalde, Carlos González, y la edil de Bienestar Social, Teresa Maciá, conocieron de primera mano el Programa de Reinserción de Mujeres que se realiza en la empresa social A Puntadas, donde en la actualidad doce mujeres, entre ellas cuatro ilicitanas, participan en un taller de formación profesional especializada en confección textil.

González valoró positivamente el proyecto social en formación e inserción laboral que se realiza desde A puntadas y «desde el Ayuntamiento debemos buscar fórmulas para implicarnos en esta iniciativa de gran trasfondo social y contribuir a la finalidad de la empresa y del equipo de Gobierno, que es la formación de colectivos, en este caso mujeres, en riesgo de exclusión social». En este sentido, manifestó la voluntad del tripartito de encargar la confección la ropa de uniforme o deportiva para el Ayuntamiento.

Por su parte, la directora de A Puntadas, Rosa Escandell, resaltó que la Asociación y su taller de confección está considerado centro de formación dual del Servef con certificado de profesionalidad.