Áticos de lujo, una inversión de altura

Sobre el Cantábrico. Con increíbles vistas a la playa, este ático de Santander se vende por 2,6 millones de euros. /R. C.
Sobre el Cantábrico. Con increíbles vistas a la playa, este ático de Santander se vende por 2,6 millones de euros. / R. C.

Poco importa que lleguen a costar un 50% más que el resto de las viviendas del mismo edificio. Estas viviendas se han convertido en un preciadísimo objeto de deseo

IRMA CUESTA

Aunque cueste creerlo, hubo un tiempo en que el último piso de los grandes edificios estaba reservado para el portero o el personal de servicio. Una época en que los ascensores no existían -o estaban al alcance de muy pocos-, y en la que el verdadero lujo estaba en la primera planta: lo más cerca posible de la calle. Décadas en las que, sobre todo en las grandes ciudades, lo normal era que en el primero vivieran los ricos y en los pisos superiores gente progresivamente más pobre. Según ibas bajando de categoría, ibas ganando altura. Ese era el orden natural de las cosas desde que los romanos se percataron de que, en caso de incendio, lo mejor era estar cerca de la puerta.

De hecho, como vivir en el tercero no era suficientemente elegante, se inventaron nombres para los pisos de en medio. Si había un principal, y un entresuelo, automáticamente el tercero pasaba a llamarse primero. Llegado el momento, aquello ayudaba a venderlo. Nada que ver con lo que ocurre ahora. Hoy la mayoría aspira a estar lo más cerca posible del cielo y, para eso, nada mejor que poseer un ático; esas viviendas que acarician las nubes de cualquier ciudad y que, en su mayor parte, están solo al alcance de bolsillos dispuestos a pagar por ellos entre un 30% y un 50% más que cualquiera de los otros pisos del mismo edificio. Hace ya algunos años que esas casas, cuyo principal tesoro suelen ser sus terrazas (las hay de 400 metros cuadrados e incluso más) se han convertido en la pieza más codiciada del mercado inmobiliario.

Los áticos más caros del mundo

En España, cuando la crisis del ladrillo a punto estuvo de llevarnos por delante y el precio de las viviendas se desinflaba como un globo (llegaron a devaluarse entre un 30% y un 40%), estas viviendas permanecieron ajenas a la tragedia. Algunos, solo algunos, bajaron el precio un 15%. La mayoría, incluso, siguió subiendo de precio.

Hoy, con el mercado en clara mejoría y los millonarios con las mismas ganas de siempre de tocar el cielo, siguen siendo un preciadísimo objeto de deseo.

Grandes vistas en este ático de Valencia. LP
Grandes vistas en este ático de Valencia. LP

Alfonso García, de Engel & Völkers, la compañía inmobiliaria alemana especializada en inmuebles de lujo, confirma que el ático, especialmente en las grandes ciudades, es un producto altamente demandado por aquellos que disfrutan de un alto poder adquisitivo. ¿Las razones? García cree que son más que evidentes. «El cliente que quiere un ático en la ciudad busca unas buenas vistas al skyline, una vivienda que le ofrezca la posibilidad de disfrutar de jardín, de muchísima luz, privacidad y muy pocos o ningún ruido, por concurrida que sea la calle en la que esté ubicado», explica el experto confirmando lo que ya imaginábamos: quien busca este tipo de inmuebles suele ser un cliente exigente. «Es normal que, si vas a comprar algo por lo que vas a pagar mucho dinero, desees encontrar aquello que verdaderamente colma tus aspiraciones en todos los sentidos».

Alfonso García afirma que no hay un comprador tipo de áticos de alto standing, pero que en estos momentos hay mucha demanda de latinoamericanos, también de Estados Unidos, y de muchos profesionales de alto rango que quieren vivir en el centro de Madrid, Barcelona, Málaga, Valencia... y pueden permitirse pagar un precio alto por su vivienda.

En la capital de España, en donde el metro cuadrado puede llegar a venderse a 12.500 euros, se localizan los precios más altos del país por delante de Barcelona, que puede alcanzar los 10.000 el metro. Engel & Völkers publicita en su web un «espectacular ático» con piscina, en el barrio de Salamanca, con ocho dormitorios, ocho cuartos de baño y una superficie habitable de aproximadamente 776 metros cuadrados. Por si eso no fuera suficiente, la vivienda incluye cinco plazas de garaje a las que se accede directamente desde el jardín y dos trasteros en el mismo edificio. Por su puesto, la finca cuenta con portero y personal de seguridad 24 horas, además de un sistema de cámaras de vigilancia que garantizan la seguridad de la vivienda. Esta suerte de joya del sector inmobiliario patrio se vende por la bonita cantidad de 12 millones de euros.

Las fotos del espectacular ático de Kim Kardashian en Nueva York

Nueva York.
Nueva York. / E. Joseph

Y se los quitan de las manos

Lo verdaderamente increíble, al menos para la mayor parte de los mortales, es que a las inmobiliarias se los quiten de las manos. Y que en ocasiones, cuando se trata de una construcción nueva, muchos ni siquiera salgan a la venta porque hay clientes aguardando para pujar por ellos. Como si se tratara de una subasta, terminan en manos del mejor postor.

«Suelen tener muchas novias esperándoles a pesar de que cualquiera que quiera acceder a este tipo de propiedad sabe que puede llegar a valer hasta un 50% más que el resto de las viviendas del mismo edificio», explica Antonio Avilés, director de Mikeli, una de las inmobiliarias de referencia en Cantabria.

En estos momentos su empresa, que incluye en su catálogo el Pazo de Meirás, tiene a la venta una de esas propiedades exclusivas por 2,6 millones de euros. Se trata del ático de un edificio de Santander, situado junto a la segunda playa de El Sardinero, el mismo en el que Carmen Martínez Bordiú vivió durante buena parte del tiempo que estuvo casada con el santanderino José Campos. La vivienda dispone de una superficie de 170 metros cuadrados a los que se suman 125 distribuidos en tres terrazas y otros 47 de una plaza de aparcamiento doble y un trastero. «Se trata de un lugar único», afirma Avilés, confirmando que existe un tipo de inversor que solo compra áticos. «Yo vivo en uno. No hay ruidos, suelen tener vistas increíbles, especialmente si vives en un lugar como Santander en el que el mar y la bahía son un regalo, y mucha privacidad». Avilés es, por tanto, parte del selecto club de privilegiados propietarios de una vivienda con vistas; un club que puede presumir de tener entre sus miembros a Marta Ortega, que desde que se casó con Carlos Torretta pasa parte de su tiempo en su súper ático del centro de Madrid; José Bono, Javier Bardem, Alejandro Amenábar, Luis de Guindos...

Y es que, aunque aún estemos lejos de los precios de los áticos de lujo de Londres o Nueva York, en España también hay muchos que no están al alcance de cualquiera.

En Madrid, en la calle Montalbán y con vistas de 360 grados sobre la ciudad, la consultora inmobiliaria Knight Frank vende un ático tríplex que se publicita como el más caro -de obra nueva- a la venta en España. El afortunado que se quede con él deberá desembolsar algo más de 14,5 millones de euros. Eso sí, a la casa no le falta de nada. Hablamos de 750 metros, 8 habitaciones y sus respectivos cuartos de baño, piscina privada y más de 200 metros de terraza y lo último en sistemas domóticos. Tampoco está nada mal, y es mucho más 'barato', el que Azul Real Estate, una de las inmobiliarias de referencia de Málaga, tiene estos días a la venta en Torremolinos. «Son 400 metros cuadrados y una terraza de 200. Es una construcción de la máxima calidad, con todo lo que un cliente exigente puede imaginar y, sobre todo, con unas vistas únicas al Mediterráneo. ¿Cuánto cuesta? 2.300.000», explica Nuria García, del departamento comercial, confirmando que Málaga, con las Picasso Towers y sus áticos a la venta por 3 millones, ha entrado en la elite residencial europea.

Nuria, como buena parte de los responsables de las grandes empresas inmobiliarias del país, da fe de que los áticos se han convertido en la casa que desea todo aquel que puede darse el capricho de comprarla. El único problema son los precios. Demasiado altos para la mayoría.

Áticos de lujo: el sector en cifras

La inversión inmobiliaria en España superó su récord al alcanzar los 18.800 millones durante 2018, un 39,3% más que en el año anterior, según la consultora Forcadell.

13%: Según los analistas, crece el apetito por el sector inmobiliario. Aumenta el número de visados y licencias, de hipotecas concedidas, de transacciones de obra nueva y de segunda mano. De hecho, 2018 cerró con más de 320.000, lo que supone un 13% más con respecto al año anterior. Además, según los últimos datos disponibles publicados por Knight Frank, el esfuerzo para la adquisición de una vivienda se encuentra en un 32%, lejos de los máximos alcanzados en 2008, en los albores de la crisis, dónde alcanzaba cotas cercanas al 52%.4%

4%. El sector estima que el crecimiento de los precios de la vivienda comenzará a moderarse en 2019, con aumentos que estarán entre el 3% y el 4%, después de crecer el 6,1% en 2018. Tendrá más potencial de crecimiento en transacciones que en precios.

Tendencia al alza. Según un estudio de Anticipa, las perspectivas para este año 2019 apuntan a un volumen de compraventa de vivienda libre cercano a las 587.000 unidades, un 5,4% más sobre la estimación de 2018. Datos que apuntalan las buenas noticias sobre la evolución del sector.

Precios de áticos de lujo. Los precios, tanto de obra nueva como de segunda mano, continúan con la tendencia alcista, situándose en cerca de 1.840 €/m y 1.610 €/m, respectivamente. Madrid y Cataluña siguen siendo las comunidades autónomas con los precios más elevados junto con Baleares, Málaga, Valencia y País Vasco, debido a la alta demanda. En ciudades como Barcelona y Madrid los precios han subido porque la oferta existente no es capaz de asumir el gran volumen de demanda. La falta de suelo disponible para poder construir ayuda al incremento.