Los precios del alquiler en Valencia están «cerca de sus niveles máximos»

Los precios del alquiler en Valencia están «cerca de sus niveles máximos»

Agentes de la propiedad prevén acabar 2019 con subida moderada en la vivienda

EFEValencia

El Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia prevé una estabilización del mercado de la vivienda para el segundo semestre de 2019, después de muchos meses de subidas tanto en el precio de compra como del alquiler de la vivienda.

Desde el Colegio aseguran que los precios del alquiler están cerca de sus niveles máximos, así como también indican que estas cotas frenarán las subidas en el coste del alquiler en los próximos meses.

En el comunicado, los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria señalan que existe una demanda muy sólida por el aumento de extranjeros que eligen Valencia para vivir y la creciente llegada de nuevas empresas.

El portavoz de la entidad, Vicente Díez, ha destacado que «sigue existiendo una demanda elevada en el mercado», tanto de primera vivienda como de vivienda de reposición y de inversores. «El atractivo de la ciudad de Valencia para la compra de vivienda ha aumentado por la gran escalada de los precios en Madrid y Barcelona, que aquí no ha llegado a esos niveles«, ha indicado.

En este sentido, el portavoz destaca que la capital valenciana está registrando un incremento de extranjeros que eligen la ciudad para pasar su jubilación. «Esta fortaleza en la demanda se ve compensada por el aumento de la oferta, principalmente por la proliferación de promociones de obra nueva», ha comentado Díez.

En su opinión, a pesar de que los precios de la vivienda han subido de forma significativa en los últimos años, «estamos convencidos de que van a seguir creciendo de una forma más moderada«.

El mercado del alquiler, sin embargo, vive una situación «compleja», según afirman desde el Colegio API, ya que «los precios están ya muy altos y se empiezan a poner a niveles prohibitivos para muchas familias».

Recuerdan su petición a las Administraciones de utilizar bajos comerciales como viviendas en alquiler, así como establecer incentivos fiscales para aumentar los pisos en arrendamiento que se ponen en el mercado.