Los transportistas cifran en 5.500 euros por camión la subida de impuestos al diésel

Camiones y otros vehículos en el 'by-pass' de Valencia. / damián torres
Camiones y otros vehículos en el 'by-pass' de Valencia. / damián torres

La patronal reclama que el aumento impositivo no castigue al sector por ser «un enorme gasto imposible de asumir por muchos» profesionales

INÉS HERRERO

valencia. El coste medio de la subida de impuestos al diésel que estudia el Gobierno de Pedro Sánchez rondará los 5.500 euros anuales por camión, según cálculos de la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte (FVET). Desde la organización que preside Carlos Prades reclaman que la presumible subida de los impuestos que gravan el gasóleo no repercuta en el sector y advirtieron de que «supondría un enorme gasto imposible de asumir por muchos de los transportistas».

Con motivo del día de su patrón, San Cristóbal, desde FVET reivindicaron ayer la figura del transportista y reclamaron diálogo al Gobierno central, al que recordaron que en España «la mayoría de las mercancías se mueven por carretera».

La patronal mantiene que, «en caso de llevarse a cabo esta propuesta debe retornarse por la vía del gasóleo profesional porque, en caso contrario, sería inasumible». Es más, alertan de que el país «podría quedar desabastecido por falta no sólo de profesionales transportistas, sino también de todos aquellos autónomos que utilizan vehículos diesel».

FVET reclama suprimir el peaje de la A-7 y ampliar la V-21 para «evitar colapsos» en los accesos a Valencia

En cuanto a la equiparación a la fiscalidad de la gasolina, que «podría equivaler a una subida de hasta 15 céntimos por litro», subrayan que son «una de las actividades que mayor carga impositiva soporta» y, por tanto, no entienden «por qué otra más que podría suponer una ralentización del crecimiento de la economía» al afectar a un sector «fundamental en la generación de riqueza y empleo» y con «un papel estratégico para el funcionamiento de comercio, industria y turismo».

Por otra parte, FVET aplaude la posible liberalización de la AP-7, «más ahora que estamos conociendo posibles acuerdos en la sombra para que el transporte de mercancías no circule por la N-340, lo que obligaría a transitar por la AP-7 con un coste inasumible». Al respecto, reivindican que «el peaje de la AP-7 debe desaparecer una vez finalizada la concesión» o sería una «desventaja comparativa» respecto a la AP-1.

También reclama la ampliación de la V-21, ante las «dudas políticas que parece que está planteando». Según FVET, se trata de «una actuación necesaria e irrenunciable que evitará el colapso de la entrada y salida a Valencia» y que «puede condicionar el futuro»ç del transporte y del tejido productivo valenciano.

Fotos

Vídeos