La tripulación de Ryanair convoca 10 días de huelga en septiembre

Un avión de Ryanair./Reuters
Un avión de Ryanair. / Reuters

Con esta medida pretenden «impedir el cierre» de las bases de Gran Canaria, Tenerife Sur y Girona

E. Martínez
E. MARTÍNEZMadrid

Ryanair vuelve a la huelga. En este caso serán los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) de la aerolínea de bajo coste, representados por los sindicatos Sictpla y USO, quienes pararán diez días durante el próximo mes de septiembre, según comunicaron en un preaviso.

Los días en los que los trabajadores estarán en huelga serán el 1, 2, 6, 8, 13, 15, 20, 22, 27 y 28 de septiembre, con lo que pretenden «impedir el cierre» de las bases de Gran Canaria, Tenerife Sur y Girona, según indicaron los sindicatos convocantes en un comunicado.

La semana pasada Ryanair amenazó con cerrar estas tres bases. Dejará de operar físicamente en los destinos canarios el próximo 8 de enero, mientras que el cierre de la base catalana aún no tiene fecha prevista, según denunciaron los sindicatos USO y Sictpla tras la reunión que mantuvieron con la empresa para la negociación del convenio.

Para el sindicato, la huelga está convocada «por una amenaza contundente, expresada no solo en la mesa, sino personalmente en las bases de Gran Canaria y Tenerife». Si la aerolínea y los representantes de los TCP no llegaran a un acuerdo en este organismo de intermediación, los sindicatos advierten de que la huelga se convocará de manera formal.

Malas cifras de facturación

La empresa alega que el cierre de sus aeropuertos y los despidos que esto conllevaría es debido a las pérdidas en su cuenta de resultados, lo que los sindicatos critican porque aseguran que es una empresa «en constante aumento de beneficios» y además «se encuentra en pleno proceso de reclutamiento de personal». Aseguraron estar «consternados ante la actitud de la empresa» y alertaron de que Ryanair comete «constantes atropellos a su plantilla».

La aerolínea aseguró recientemente que podría recortar su plantilla en hasta 500 pilotos y 400 tripulantes de cabina debido, entre otros factores, al impacto del 'brexit', el encarecimiento del combustible y el retraso en la entrega de aviones Boeing 737 MAX. Ryanair cerró el primer trimestre de su ejercicio fiscal con un beneficio de 243 millones de euros, un 21% menos que un año antes.

Los convocantes aseguran que «los problemas generales con esta empresa no obedecen a este hecho aislado, sino a un proceso de incumplimientos reiterado que nos ha abocado a la decisión más drástica que puede tomar una plantilla en defensa de sus puestos de trabajo». Confían en que Fomento «no vuelva a anular» la capacidad de huelga y no decrete «como el año pasado, unos servicios mínimos tan abusivos que ni siquiera permitan los paros».

Canarias, el destino más afectado

La consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, quiso dejar claro que defenderán «a toda costa» mantener la conectividad del archipiélago «esté o no esté Ryanair», incluso mejorando la que existe a día de hoy realizando estrategias de promoción «más potentes», orientadas a que se establezcan en las islas nuevas compañías y se consoliden a largo plazo, aseguró en declaraciones tras una reunión con representantes de la empresa a raíz del último anuncio.

Canarias sería el destino más afectado por estos cierres, y en especial Tenerife, ya que entre el Aeropuerto Tenerife Sur y el de Gran Canaria son más de 949.000 plazas las que se ponen en juego en el primer semestre de 2020, lo que ha sobresaltado al sector turístico de estos destinos por el grave efecto que puede tener en el volumen de plazas aéreas para el próximo año.