La incertidumbre política podría restar hasta 5.000 millones al PIB, según BBVA

Uno de los sectores afectados es la hostelería./Efe
Uno de los sectores afectados es la hostelería. / Efe

El centro de estudios revisa dos décimas a la baja sus previsiones de crecimiento del PIB al 2,2% y revela que la subida del salario mínimo afecta negativamente a los sectores más vulnerables

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

La desaceleración de la eurozona y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China no son los únicos factores que restan décimas al avance del PIB español. El centro de estudios de BBVA revisó este lunes dos décimas a la baja sus previsiones de crecimiento de la economía hasta el 2,2% para este año, en línea con las estimaciones del Gobierno. Una décima de bajada sí tiene que ver con el menor crecimiento de Europa, pero afirman que la otra se debe a la inestabilidad política que genera incertidumbre económica.

El ciclo electoral puede tener un impacto negativo en la economía que llegue a las dos décimas del PIB, según los cálculos de BBVA Research, lo que suponen unos 2.200 millones de euros. «España va a seguir creciendo pero en un contexto internacional de desaceleración», aseguró Rafael Doménech, responsable de Análisis económico de BBVA Research, durante la presentación del informe 'Situación España' del segundo trimestre. Y esos 2.200 millones podrían duplicarse en función de cuál sea el resultado de las votaciones, cuál sea la orientación de la política fiscal y cuánto se tarde en formar Gobierno, explicó Miguel Cardoso, jefe para España del centro de estudios.

El jefe de Economías Desarrolladas del BBVA, Rafael Doménech (izq.), junto al economista jefe del Grupo, Jorge Sicilia (c), y el jefe de la entidad para España, Miguel Cardoso (d).
El jefe de Economías Desarrolladas del BBVA, Rafael Doménech (izq.), junto al economista jefe del Grupo, Jorge Sicilia (c), y el jefe de la entidad para España, Miguel Cardoso (d). / Efe

En este sentido, Cardoso reveló que los 'viernes sociales' en los que el Ejecutivo está aprobando una batería de medidas sociales por real decreto suponen una décima más de déficit, que ellos cifran para 2019 en el 2,2%, ligeramente por encima de las previsiones que la semana pasada daba la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que también hacía alusión al gasto de 920 millones en estas medidas extra.

Con vistas a 2020, se revisa de nuevo en una décima el crecimiento de la economía hasta el 1,9% del PIB y el déficit lo sitúan en el -1,9%. Los elementos positivos que van a determinar este comportamiento económico a pesar de las incertidumbres extranjeras es que la demanda global sigue creciendo, la política monetaria va a ser más expansiva de lo previsto y que el precio del petróleo se mantiene bajo (unos 60 dólares el barril), lo que beneficia «especialmente» a la economía española. En contra, señalan la incertidumbre económica en año electoral, que condiciona muchas decisiones de los agentes económicos, reduce la inversión y las decisiones de adquisición de bienes duraderos.

Cómo afecta la subida del salario mínimo

Hace apenas dos meses, el servicio de estudios de BBVA estimaba que el aumento del salario mínimo a 900 euros supondría una fuerte ralentización de la creación de empleo y cifraban entre 20.000 y 70.000 los puestos de trabajo que se destruirían solo en 2019 si no se mejoraba la productividad, que podría llegar a los 320.000 a largo plazo. Este lunes BBVA Research ha actualizado sus previsiones macroeconómicas e incide en las consecuencias negativas de la subida del SMI, pero advierten de que aún es «muy pronto» para valorarlo plenamente.

Así, Doménech aseguró que la subida del 22% el SMI impactará sobre todo en colectivos que cobraban actualmente 900 euros o menos, que cifran en más de un millón de personas. Sobre todo, los menores de 30 años, los empleados en comunidades donde se cobraba en mayor proporción el salario mínimo, que son Andalucía, Canarias, Extremadura y Murcia, y en sectores como el comercio y la hostelería.

En cifras, aunque en el resto de colectivos sigue creciendo el empleo, en este primer trimestre cayó tres décimas la creación de puestos de trabajo en estos sectores más vulnerables. «El impacto de la subida del SMI es por ahora negativo, pero todo depende de la mejora de la productividad que compense la subida salarial, por si hay compensación de los márgenes de las empresas», explicó. Según las previsiones de BBVA, la tasa de paro bajaría hasta el 13,9% en 2019 y el 12,8% en 2020.

En este sentido, Doménech reveló que «empieza a haber señales de que la tasa ya está por debajo de la estructural» por la estimada evolución de los salarios, el comportamiento de la productividad y, sobre todo, por las vacantes de las empresas que se quedan sin cubrir a pesar del número de parados. Es más, destacaron que la tasa de desempleo ya está por debajo de la media histórica, que desde 1980 es del 16%», destacó.