Los proveedores de Ford reivindican su viabilidad al margen de la factoría

La presidenta de AVIA apuesta por buscar nuevos mercados para afrontar los ajustes en la planta, el 'Brexit' o los aranceles de Trump

I. HERRERO

Las empresas del clúster de la automoción de la Comunitat podrían salir adelante sin la factoría valenciana o con una planta más modesta, a raíz de los recortes anunciados por Ford en su división europea. Así lo asegura Mónica Alegre, presidenta de AVIA, quien traslada a LAS PROVINCIAS que el centenar de compañías que forman parte de la asociación capitaneada por Ford «han trabajado para ser proveedoras de todos los fabricantes y podrían seguir desarrollándose».

Según Alegre, «en principio, no» ven peligrar la instalación valenciana, dado que se trata de «una de las plantas más flexibles que Ford tiene en Europa». En cuanto a qué puede hacer la industria auxiliar para favorecer la competitividad de Almussafes, aboga por «seguir respondiendo a las exigencias de competitividad, reducción de costes anuales, calidad, y cumplimiento de todos los estándares» que les solicitan.

Para AVIA, los proveedores deben «ser más flexibles» para afrontar retos como el 'Brexit', los aranceles anunciados por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, o esos duros ajustes anunciados por Ford en toda Europa. Su presidenta explicó ayer que «se trata de ser más competitivos y abrir nuevos mercados». A modo de ejemplo, recordó el reciente encuentro mantenido con empresas indias para buscar posibilidades de colaboración y negocio en la automoción. «Nos abre las puertas a otros mercados que debemos explorar», sentenció.

En un contexto de dificultades internacionales y un negocio cambiante, AVIA reclama a las administraciones públicas «todo su apoyo para mantener la industria valenciana y los puestos de trabajo», como los 29.800 que suman sus 104 socios.

Fotos

Vídeos