Sánchez se compromete a actualizar las pensiones con el IPC en diciembre aunque esté en funciones

Sánchez se compromete a actualizar las pensiones con el IPC en diciembre aunque esté en funciones

El presidente sorteará el índice de revalorización fijado en el 0,25% pese a las dudas jurídicas que se plantean y utilizará la inflación media del año

PAULA DE LAS HERAS y LUCÍA PALACIOSMadrid

No habrá 0,25% en enero. Pedro Sánchez se ha comprometido hoy a subir las pensiones conforme al IPC sólo un mes después de las elecciones, el próximo mes de diciembre. La promesa en sí no es nueva. Ya estaba en su programa electoral de abril y así lo han repetido por activa y por pasiva en los últimos tiempos. Lo sustancial es que a final de año es probable que aún no haya sido posible constituir un nuevo Gobierno y, aunque existen dudas jurídicas sobre la facultad de un Ejecutivo en funciones para tomar una medidas de ese calado, el PSOE está decidido a sortearlas. «Como estemos se aprobará», certifican fuentes de Moncloa.

En el equipo del presidente en funciones llevan varias semanas analizando este asunto y tienen decido no atender, en ningún caso, al Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP), la fórmula legal aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy que fija una revalorización del 0,25% mientras la Seguridad Social permanezca en déficit. Los socialistas cuentan, además, con que ningún partido se opondrá a su decisión, que afecta directamente a casi nueve millones de personas, por lo impopular que podría resultar hacerlo, por lo que todo apunta a que aprobarían un Real Decreto a final de año que presumiblemente ninguna formación impugnará.

En el Ministerio de Hacienda admiten que aún tienen que examinar este asunto en mayor profundidad, pero señalan que probablemente se utilizará la media del IPC anual para hacer los cálculos de esta nueva subida (de diciembre a noviembre). Es lo que ocurrió el año pasado, cuando las pensiones se incrementaron un 1,7%, lo que supuso un coste de unos 2.700 millones de euros. Desde Trabajo señalaron que no les consta que se haya tomado ninguna decisión al respecto, sorprendidos incluso por el anuncio realizado por el presidente aunque muy satisfechos. La ministra Magdalena Valerio ha sido una de las voces que más ha defendido la necesidad de revocar el 0,25% incluso estando en funciones y desde su Departamento precisaron ya hace unas semanas que, llegado el caso, trabajarían en elaborar un Real Decreto que argumente «muy bien» los dos elementos necesarios para llevarlo a cabo: que obedezca al interés general y que sea de urgente necesidad.

Un alza muy inferior a 2019

Cabe destacar, no obstante, que la subida que experimentarán las pensiones en enero serán casi con toda probabilidad bastante inferiores a la de este año, a consecuencia del desplome que en estos últimos meses están experimentando los precios. Es más, las nóminas de los mayores podrían subir la mitad de lo que lo hicieron el pasado enero: en torno al 0,8%, puesto que la inflación media de diciembre a septiembre se sitúa en el 0,82%, a la espera de los datos que aporten octubre y noviembre. Está así en sintonía con la última actualización realizada por el Banco de España, que rebajó la tasa al 0,8% (Funcas incluso pronostica que sea del 0,7%). E incluso no es descartable que pueda ser inferior, puesto que los datos del IPC en esta recta final de año pueden seguir cayendo, a tenor de cómo están los precios de la luz y la gasolina. Pero, aún así, la actualización seguramente sería menor si se tomara el dato de noviembre, que era la fórmula que se había utilizado en los ejercicios precedentes hasta la reforma del 2013.

Si finalmente la inflación media se situara en el 0,8%, la pensión media del sistema subiría en enero 7,8 euros de media al mes, lo que supone tres veces más de lo que se hubieran incrementado de mantenerse el 0,25% (unos 2,5 euros). De esta forma, la pensión media se situaría ya en los 986 euros. Mayor será el incremento que experimentarán los más de seis millones de jubilados, que verán cómo en enero sus nóminas se elevan en más de nueve euros al mes hasta rozar por primera vez en la historia los 1.150 euros. Por su parte, las más de 2,3 millones de viudas (en femenino, porque ellas son mayoría en este colectivo) tendrán que conformarse con 5,7 euros más cada mes, con lo que sus ingresos se sitúan de media en los 719 euros.

Además de esta subida con el IPC para 2020, Sánchez se ha comprometido también a blindar este derecho por ley en esta legislatura, así como subir las pensiones mínimas y no contributivas. A este respecto, falta por conocer si estas dos prestaciones se revalorizarán en enero un 3%, tal y como se ha hecho en los dos últimos años fruto del acuerdo alcanzado entre el PP y el PNV.

Sánchez, que ha presentado hoy en Madrid las 35 principales medidas de su programa electoral acompañado de todos sus ministros, ha argumentado que el PSOE es el único partido que puede garantizar una respuesta «solvente y solidaria» al periodo de enfriamiento de la economía que ya empieza a percibirse y ha ironizado con la salida de Toni Roldán de Ciudadanos, este verano, y la renuncia al acta de diputado Daniel Lacalle, el fichaje económico del PP para los comicios del 28 de abril. «Nosotros -ha argumentado- tenemos equipo y tenemos programa».