Los fabricantes defienden los coches diésel: emiten un 15% menos de CO2 que los gasolina

El debate del diésel está en la calle. /Reuters
El debate del diésel está en la calle. / Reuters

Anfac pide al Gobierno «prudencia, ponderación y diálogo» en sus políticas sobre este carburante

EP

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha salido en defensa del diésel por su «eficiencia» y «bajas emisiones», por lo que considera que las manifestaciones políticas en contra de este carburante «no responden» a la realidad actual de esta tecnología y pide al Gobierno «prudencia, ponderación y diálogo».

En un comunicado, Anfac apunta que declaraciones como las de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en las que afirmó que el diésel tenía «los días contados», son «perjudiciales» paras las ventas, los consumidores y para la consolidación y transformación tecnológica de las fábricas españolas y su liderazgo mundial, y que por tanto «no responden» a la realidad actual de esta tecnología.

«Generan incertidumbre entre los ciudadanos y debilitan las ventas de vehículos diésel nuevos cuando lo más eficaz para desarrollar políticas medioambientales de verdadero impacto es actuar contra el parque automovilístico cada vez más envejecido. El problema no es el diésel, son los coches viejos que circulan por nuestras carreteras», destacó el vicepresidente ejecutivo de la asociación, Mario Armero.

De este modo, la organización de fabricantes de vehículos en España pide «prudencia, ponderación y diálogo» al Ejecutivo, además de un enfoque integral para el sector de la automoción que recoja una fiscalidad nueva y más verde que fomente la renovación del parque, la armonización de las políticas de movilidad en todo el país, el fomento del vehículo de cero y bajas emisiones y el apoyo a las inversiones productivas, tecnológicas y de calado industrial.

El presidente de Volkswagen AG, Martin Winterkorn, mira los bajos de un coche.
El presidente de Volkswagen AG, Martin Winterkorn, mira los bajos de un coche. / EFE/Marijan Murat

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019, que el Ejecutivo presentará a finales de noviembre o principios de diciembre, recoge una subida de impuestos al diésel y Anfac pide que no se justifique por sus emisiones contaminantes.

Menos emisiones

Según la asociación, los vehículos nuevos diésel emiten hasta un 84% menos de óxidos de nitrógeno (NOx) y un 90% menos de partículas en comparación con los automóviles de más de 15 años de antigüedad. No obstante, los vehículos de gasóleo han perdido seis puntos porcentuales de cuota de mercado en lo que va de año y los recién comprados están viendo disminuir «drásticamente» su valor residual.

«Estos vaivenes bruscos de la demanda afectan a las fábricas productoras de vehículos, que ensamblan más de 1,4 millones de vehículos diésel y dos millones de motores al año. Las líneas de producción españolas se adecúan con bastante flexibilidad a la demanda, pero los picos impactan en su planificación, la amortización de sus inversiones y sus acuerdos con proveedores, con la consecuente reducción de su competitividad», advierte Anfac.

En este sentido, reclama trabajar en «una transición adecuada y no forzada hacia la movilidad cero y bajas emisiones con políticas apropiadas y con plazos razonables». España ha recibido, para los próximos 18 meses, adjudicaciones de 15 nuevos modelos, de los que la mitad vienen con versiones alternativas (híbridos, eléctricos y gas).

Además, ve «imprescindible», para trabajar en el desarrollo de la movilidad cero y bajas emisiones, que se activen los planes de incentivo a la compra de vehículos Movalt y VEA, y que se dinamice la figura del gestor de carga, con el fin de estimular la demanda de vehículos alternativos.

«Un mercado fuerte, con cuotas de mercado de vehículos alternativos en crecimiento, y unas fábricas competitivas y flexibles, adaptadas a las nuevas tecnologías, reforzarán la presencia industrial de España y atraerán nuevos modelos a sus líneas de producción, que ya contarán con versiones alternativas y tecnologías de futuro», apuntó Armero.

El diésel en datos

Según la representante de los fabricantes en España, el diésel ayuda al cumplimiento de los objetivos de reducción de emisiones establecidos por la Comisión Europea para 2020 (95 gramos de CO2 por kilómetro), ya que consumen y emiten menos gases efecto invernadero que los vehículos de gasolina.

Asimismo, explica que el gasóleo es un carburante «necesario» en el transporte de mercancías, por lo que es «difícil» su reemplazo por otras tecnologías a un coste razonable y adecuado para todos los usos. Anfac señala que los fabricantes han invertido 10.000 millones de euros en los últimos cinco años en mejorar sus instalaciones y procesos de producción en España y más de 53.000 millones en el conjunto de la Unión Europea (UE).

España, que cuenta con una antigüedad media del parque automovilístico de más de 12 años, produce 1,4 millones de vehículos diésel al año y más de un millón de motores, lo que se traduce en 25.000 millones de euros en fabricación, más de 40.000 personas ocupadas directamente en la producción de automóviles diésel y más de 20.700 millones de euros en exportaciones. Además, es el primer fabricante europeo de vehículos comerciales diésel.

Para 2025, Anfac prevé que todavía existirá una demanda de 36 millones de vehículos diésel en todo el mundo. En este sentido, explica que, si se sustituyeran 400.000 coches diésel antiguos por nuevos que cumplan con la normativa Euro 6, el impacto de reducción de NOx equivaldría a retirar 2,6 millones de automóviles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos