Los modelos Vignale, listos para llegar al mercado premium europeo

Los modelos Vignale, listos para llegar al mercado premium europeo

Ford ha diseñado un espacio específico dentro de la planta de Almussafes para producir la nueva gama de versiones más lujosas y equipadas de la gama en Europa

Muchos recuerdan con cariño la gama de modelos 'Ghia' de Ford en los años ochenta y noventa. Los Fiesta, Escort o Granada más lujosos que tenían el apellido de la carrocera italiana llenaban su interior con mejores tapizados y el exterior con llantas de aluminio, molduras cromadas y pintura metalizada. Mucho han cambiado las cosas desde entonces, pero el lujo sigue estando muy presente en las demandas del público, lo que explica el aumento de las ventas de las marcas premium de lujo.

El mercado premium tiene más beneficios que el de los coches más asequibles y competitivos, ya que la fabricación de un modelo premium es similar a la de un coche 'normal', así como su transporte o los sueldos de los operarios que los fabrican, pero al estar más equipados y contar con una mejor imagen de marca su precio es más alto y los beneficios para el fabricante, mayores.

Aunque es un mercado lucrativo, las marcas convencionales pocas veces se han lanzado a competir en el sector. Más bien al contrario, los coches que competían con los modelos de gama alta, como el Ford Scorpio, han dejado de fabricarse ya que, aunque contaban con la tecnología adecuada, por el concepto de 'marca', no podían competir con los premium. Muchos fabricantes han lanzado marcas de lujo específicas o han comprado firmas del sector para poder entrar en este mercado. Por ejemplo Toyota creó Lexus, Nissan lanzó Infiniti y Ford compró los fabricantes Jaguar y Volvo. En el caso de Ford la experiencia no fue buena y terminó vendiendo ambas marcas, quedando fuera de este mercado de lujo.

Los premium ganan terreno

A su vez, las marcas premium, amenazadas en sus sectores originales empezaron a entrar en los sectores más populares. Modelos como el BMW Serie 1, el Mercedes Clase A, los Audi A1 o A3 y los SUV pequeños de estas marcas han supuesto un gran reto para las marcas tradicionales, que ven como los clientes se dejan tentar por las ofertas de las marcas premium.

¿Cuál es la solución? Para Ford no era factible la grandísima inversión necesaria en lanzar una nueva marca de lujo. Por otra parte, la marca ya tiene en Estados Unidos su propia marca premium, Lincoln, con modelos de éxito, como el 4x4 Navigator, pero que no son coches que vayan a poder competir en Europa, donde los modelos deben ser más compactos y algo más refinados.

La decisión de la entrada de Ford en el sector de lujo con la gama Vignale se tomó tras realizar numerosas encuestas en Europa. En ellas Ford percibió que la compra de un automóvil de gama premium no sólo la marca el diseño, el modelo o el prestigio, sino también la forma en la que el cliente se siente atendido a la hora de comprar. Algo similar a lo que ocurre con las firmas de ropa de lujo, donde la tienda es casi tan importante como el producto. A la vez Ford estaba vendiendo más del 50 por ciento de sus modelos más grandes, como los Mondeo y S-Max, con los acabados altos de gama Titanium y precios similares a modelos premium. Es decir, muchos clientes que podían permitirse por el mismo precio un coche premium más básico estaban comprando un Ford muy equipado.

De la unión de ambas tendencias nace el concepto Vignale de Ford, cuyos primeros modelos estarán basados en los Ford Mondeo y S-Max y se fabricarán en Almussafes.

El Mondeo Vignale es una versión tope de gama de la familia Mondeo con un equipamiento sumamente enriquecido. Las llantas, paragolpes, la parrilla delantera y hasta la gama de colores es exclusiva para el modelo Vignale. En el interior el cuero de la mayor calidad, cosido de forma artesanal en los talleres que la compañía ha instalado junto a la línea de montaje se une a la mejor tecnología disponible en la gama, lo último en equipos multimedia y un extra en silencio y confort. Los cambios se culminan con una gama de opciones exclusivas que Ford todavía no ha dado a conocer en su totalidad, pero que incluyen todos los refinamientos que puede ofrecer la industria del automóvil.

Preparado para el lanzamiento

Todas estas ideas se han plasmado en un nuevo taller en Almussafes, una planta que ya ha sido visitada por los más de 700 representantes de los futuros 'Vignale Lounge' en Europa para que sepan transmitir a los clientes la calidad con los que los operarios de montaje final están culminando los detalles de esta gama de modelos.

Vignale se lanzará en este 2015 con el nuevo Mondeo en versiones cinco puertas y familiar, los motores más potentes de la gama y caja de cambios automática. Más adelante se sumará el Ford S-Max Vignale, y la marca tiene diseñados los modelos Galaxy con el mismo tipo de terminación, a la espera del momento adecuado para su lanzamiento.

De este modo la planta de Almussafes, que hace diez años producía los coches básicos de Ford como el Ka, ha pasado a fabricar los modelos más lujosos, sofisticados y relevantes de la gama Ford en Europa, con un valor en el mercado que se iniciará en los 40.000 euros y superará, en algunos casos, los 60.000 euros, demostrando la fortaleza de Ford en el sector más exigente: el de los automóviles premium, fabricados en Valencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos