Las Bolsas se fían de la expectativa de estímulos económicos y rebotan con fuerza

Sede de la Bolsa en Madrid. /Chema Moya (Efe)
Sede de la Bolsa en Madrid. / Chema Moya (Efe)

La rentabilidad del bono español se resiste a acabar en negativo y termina la semana en el 0,09%

CRISTINA VALLEJO

Sesión de fuerte rebote en los mercados de renta variable para poner fin a una semana de grandes sobresaltos a cuenta de una macroeconomía que da síntomas galopantes de desaceleración a nivel global, con la contracción del PIB en Reino Unido y Alemania, débiles datos en China y la inversión de la curva de tipos en Estados Unidos. 

El Ibex-35 cerró la sesión con un avance del 1,78%, hasta los 8.670,40 puntos. Le superó en ganancias únicamente el PSI-20 de Lisboa, que se anotó un 1,82%. El Ftse Mib de Milán ganó un 1,51%. El Dax alemán y el Cac 40 francés ganaron un 1,31% y un 1,22%, respectivamente. El Ftse 100 británico, mientras, avanzó un 0,71%. 

Sólo dos valores del selectivo español cerraron con pérdidas: Colonial, que se dejó un 0,20%, y Repsol, que perdió un 0,04%. Entre los peores, pero ya en verde, Siemens Gamesa, Merlín Properties, ACS, Grifols y Ferrovial fueron los únicos que ganaron menos de un punto porcentual. 

En verde, destacó el sector financiero, con el Sabadell (5,97%) a la cabeza. CaixaBank, por su parte, se anotó un 4,5%. Bankia, Bankinter, el Santander y BBVA subieron más de un 3%. 

Entre los mejores valores también se colaron Mediaset (5,25%) y Meliá (3,10%). 

La subida del viernes en los parqués bursátiles suavizó las pérdidas de la semana. Así, en el Viejo Continente, los descensos del Ibex-35 y del Dax alemán quedaron reducidos a un punto porcentual, los del Cac 40 francés, a medio punto, y los del Ftse Mib de Milán se prácticamente borraron: este último índice terminó plano la semana. 

En la semana, en el Ibex-35, el mayor avance correspondió a Mediaset, que subió un 6,22%. El peor fue MásMóvil, que bajó un 9,42%. 

La clave de los estímulos monetarios y fiscales

Uno de los ingredientes de la subida de las Bolsas en la sesión de hoy fueron los comentarios respecto a la posibilidad de que en Europa haya estímulos fiscales y monetarios si el crecimiento económico se sigue debilitando. Respecto a la expansión presupuestaria, según publicaba la revista alemana Der Spiegel, el Gobierno del país está preparado para diseñar un presupuesto con déficit si la economía entra en recesión. Angela Merkel y su ministro de Finanzas, Olaf Scholz, estarían dispuestos a incrementar la deuda en caso de que caigan los ingresos fiscales como consecuencia de un parón económico. Respecto a la posible expansión monetaria, el presidente del Banco de Finlandia, Olli Rehn, defendió en una entrevista que se publicaba el miércoles que en la reunión de septiembre del Banco Central Europeo éste debería presentar un paquete de estímulos que supere las expectativas del mercado. 

Si en las Bolsas esto cuajó en subidas bursátiles, en el mercado de deuda vimos incrementos en los tipos de los bonos. El rendimiento de los títulos estadounidenses a diez años pasó del 1,52% hasta el 1,56%. El interés de los bonos alemanes mejoró levemente, desde el -0,71% hasta el -0,68%. El rendimiento de los bonos españoles esquivó su entrada en negativo y pasó del 0,03% al 0,09% y el de sus comparables italianos subió desde el 1,33% hasta el 1,40%. 

En cuanto a la curva estadounidense de tipos, que el miércoles desató el miedo por invertirse, en la sesión de hoy volvía «a su ser»: el interés del bono a dos años se colocó en el 1,51%, cinco centésimas por debajo del que tiene el vencimiento a diez años. De todas maneras, los tipos a tres meses son más altos que los del diez años desde el mes de junio. 

Pero los datos publicados en Estados Unidos fueron regulares. Los permisos de construcción superaron expectativas, pero las viviendas iniciadas decepcionaron. También se colocó por debajo de lo esperado el índice de confianza del consumidor que elabora la Universidad de Michigan, que cayó desde los 98,4 hasta los 92,1 puntos, cuando se esperaba que se situara en los 97 puntos. 

Con todo, los inversores estaban decididos a echar el cierre a la semana con mejor tono. Así, los principales indicadores de Wall Street ganaban más de un punto porcentual al cierre de la sesión europea.  

Los participantes del mercado, además de construir cartera, deshicieron posiciones en los activos refugio, como en los bonos, pero también en el oro, que al cierre retrocedía un 0,89%, hasta los 1.509 dólares la onza. Además, recogieron beneficios en el franco suizo y en el yen japonés. 

A cambio, subió el petróleo. El barril de Brent, de referencia en Europa, ganaba un 0,85%, hasta los 58,72 dólares. El barril de West Texas ganaba un 0,6% en Estados Unidos, hasta los 54,80 dólares.