Heredar en la Comunitat cuesta hasta 22 veces más que hacerlo en Cataluña

Heredar en la Comunitat cuesta hasta 22 veces más que hacerlo en Cataluña
FOTALIA

El Consell es el gobierno autonómico que ejerce mayor presión fiscal sobre los sucesores tras reducir bonificaciones

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

Los clásicos aseguran que la muerte iguala a todos, pero no pasa lo mismo con los deudos, según donde resida el finado. La Comunitat Valenciana es la región más cara para heredar en España, según un estudio de la compañía especialista en defensa jurídica Arag. Así, en Valencia se puede llegar a pagar 22 veces más que en Cataluña y 14 veces más que en Madrid por asumir el patrimonio de una persona fallecida.

Ante la disparidad de casos en los que se puede encontrar a una persona frente a un hecho luctuoso, el estudio parte de un caso hipotético y empieza a aplicar los mismos criterios en todo el país, ya que la gestión del Impuesto de Sucesiones es una carga sobre la que las administraciones autonómica tienen transferidas las competencias.

El caso más significativo es el de una persona de 30 años que hereda de su padre o madre el 50% de su vivienda habitual por valor aproximado de 150.000 euros, acompañado de ahorros por esa misma cantidad y 9.000 euros de otros efectos personales. Para estas herencias cuyo patrimonio se sitúa en torno a los 300.000 euros, la normativa valenciana es la más perjudicial a escala autonómica dado que se deberá hacer frente al pago de un tipo medio de más del 1%.

En este mismo nivel se encontraba la normativa aragonesa hasta el 1 de noviembre de 2018, momento en el que se ha aprobado una reducción de 500.000 euros entre el paso de padres e hijos. A la valenciana le siguen Cantabria y Baleares con tipos impositivos medios de entre el 0,45% al 0,60%. El resto de las comunidades sitúan su tipo medio entre el 0,01% y el 0%. El cálculo de las potenciales cuotas a liquidar deja a la Comunitat como la región donde más se debe pagar dentro de este supuesto con una cuota tributaria de 3.582 euros para poder recibir esta herencia de 309.000 euros. Detrás quedan Cantabria con 1.826,95 euros y las Islas Baleares, con 1.340 euros; mientras que Madrid y Cataluña se ubican en el octavo y noveno puesto con tasas de 252 euros y 159 euros, respectivamente.

Heredar en Valencia, en cifras

31 %
Incremento de la recaudación por el impuesto de Sucesiones y Donaciones en la Comunitat Valenciana en el ejercicio fiscal 2017, el primero en el que se recortó al bonificación del 75 al 50% y último del que hay datos disponible.
Pagar el doble.
La Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de la Generalitat de 2017 recortó la bonificación, haciendo que se pasara de pagar el 25% del impuesto a pagar el 50%. En el caso de Donaciones se cuadruplica, al pasar del 75% al 0%.
Competencias cedidas.
Los impuestos de Sucesiones y Donaciones están cedidos a las comunidades autónomas, razón por la cual pueden establecer bonificaciones según sus intereses, generado diferencias significativas de unos territorios a otros.
Tipos y tramos al alza.
La Comunitat no sólo aumenta progresivamente los tramos de las herencias, sino también los tipos, como Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña y las diputaciones forales de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya.

Los resultados del estudio muestran como, en general, la normativa estatal y la de las comunidades autónomas siguen el criterio de la progresividad: a mayor patrimonio heredado, mayor tributación. La única región que no obedece este procedimiento es la de Castilla-La Mancha, donde la bonificación en herencias entre padres e hijos es del 100%. En otras regiones no solo aumentan progresivamente los tramos de las herencias, sino también sus tipos, como en la Comunitat. En su descargo, desde la Conselleria de Hacienda se asegura que el 87,4% de las 173.103 herencias tramitadas en 2017 no pagó ningún tributo, mientras que el 6% pagó una cuota inferior a 1.000 euros, el 3,4% de los casos abonó entre 1.000 y 5.000 euros, y únicamente el 3,2% tributó por encima de los 5.000 euros. De hecho, los primeros 100.000 euros están exentos de tributación tanto en Sucesiones como en Donacionales. A partir de esa cantidad, ya en 2013 se redujo la bonificación en cuota por parentesco del 99% al 75%, es decir, que se pasó de pagar el 1% de la cuota inicial a tener que pagar un 25%.

La Generalitat redujo hace dos años la bonificación del 75 al 50%, duplicando lo que se tiene que abonar

La Conselleria de Hacienda asegura que el 87,4% de afectados no desembolsan nada por distintos motivos

Sin embargo, el salto se produjo en 2017 cuando el Gobierno de Ximo Puig modificó por medio de la Ley de Acompañamientos este tributo y esa bonificación del 75% en herencias sólo se mantuvo para hijos menores de 21 años, mientras que los mayores de 21 años, cónyuges y ascendientes tienen que pagar desde entonces el doble que ahora, al quedar reducida al 50%. La factura fiscal se encareció más aún en las donaciones de padres a hijos, ya que se eliminó la bonificación en cuota por parentesco del 75%.

Esta subida del Impuesto de Sucesiones aplicada por el Consell hace dos años ha conseguido disparar un 31% la recaudación en herencias y donaciones al haber ingresado 279,8 millones de euros a cierre del pasado ejercicio. En concreto, esto supone un incremento de 87,2 millones de euros por este concepto respecto a 2016. Esta cifra, extraída del informe anual del Ministerio de Hacienda sobre 2017 (el último disponible), constata que se han cumplido las expectativas de la Generalitat, que estimó un incremento en la recaudación de aproximadamente 86 millones de euros.

 

Fotos

Vídeos