Más guerra en Urbem: diez años de luchas, querellas y una llamada a la Policía Nacional

Carlos Turró, junto a su abogado, tras la junta de Urbem./
Carlos Turró, junto a su abogado, tras la junta de Urbem.

El fundador de la promotora denuncia a Carlos Turró y al administrador concursal de Mebru por delito societario y otros cargos

Á. M. VALENCIA.

El 091 de la Policía Nacional recibió el pasado 4 de septiembre una llamada inesperada. Se requería su presencia en la sede de la promotora Urbem, pero no era por un suceso convencional. Los agentes debían impedir la entrada a las oficinas de dos señores de más de 60 años, chaqueta y corbata, que aseguraban ser los dueños, mientras que en la empresa lo negaban con vehemencia.

Uno de los dos hombres era el empresario Carlos Turró y quien aseguraba tener derecho a tomar el mando de la compañía era Fernando Lesmes, administrador concursal de Mebru, sociedad de Turró que cuenta con más de la mitad de las acciones de Urbem... o no, según la sentencia que se elija en este caso que lleva más de una década en los tribunales con fallos que han ido dando la razón a una y otra parte.

Encastillado en su compañía, José Pastor, fundador y patriarca de la familia, asegura ser el administrador de la empresa y principal accionista, por lo que ahora ha presentado una demanda contra Turró y Lesmes por delito societario, falsedad en documento mercantil y administración desleal, con el objetivo de zanjar una batalla accionarial que se abrió con la entrada de su ahora enemigo en el accionariado.

La última junta acabó con la intervención de la fuerza pública para dejar fuera de la sede a uno de los socios

En este último episodio, Turró y Lesmes habían celebrado el 3 de septiembre una junta en la que el último se había proclamado administrador de Urbem. La familia Pastor hizo lo mismo al día siguiente para ratificar su autoridad e impedir el relevo con la Policía. Además, con la denuncia bloquean las aspiraciones de los acusados hasta que se resuelva.

Pastor asegura que todo empezó cuando el consejero delegado de Banco de Valencia, Domingo Parra, se puso en contacto con él en 2006 para que entrara en el accionariado de su empresa Turró, conocido sobre todo por ser presidente de la constructora Cleop. Según Pastor, habría dado inicio en ese momento a una operación para quitarle su empresa, con el apoyo de los créditos concedidos por Parra a su oponente.

Sí es un hecho objetivo que Turró impulsó una ampliación de capital en Urbem con la que quería pasar a ser socio mayoritario, con dinero a crédito. Sin embargo, el estallido de la crisis y la entrada en concurso de sus empresas impidió llevar a término esa operación. Además, el proceso se vio salpicado desde el principio por una serie de pleitos que dejaron a medias esa primera ampliación de capital y tras la que todas las partes han terminado por tener sentencias más o menos favorables a sus intereses. Esto, salvo generar un considerable lío en el Registro Mercantil, poco más han dejado en claro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos