Los expertos reunidos en la UPV auguran un buen futuro a los motores diésel

Congestión en la ciudad de Valencia./Jesús Signes
Congestión en la ciudad de Valencia. / Jesús Signes

Valencia acoge un congreso internacional referencia en el ámbito de la I+D+i sobre motores de combustión interna alternativos

LAS PROVINCIAS

La Universitat Politècnica de València ha acogido durante esta semana la décima edición del congreso internacional THIESEL 2018. Organizado por el Instituto CMT-Motores Térmicos de la UPV, este congreso es una de las citas de referencia mundial en el ámbito de la I+D+i sobre motores de combustión interna alternativos.

Entre otros temas de gran interés, se ha hablado sobre los motores diésel y, a tenor de las opiniones de los expertos, tienen el futuro garantizado. Según ha explicado Raúl Payri, investigador del CMT-Motores Térmicos de la UPV, el motor diésel sigue siendo el más eficiente y el que menos emisiones de CO2 genera.

«Actualmente, hay una percepción muy crítica hacia ellos; se les achaca que son muy sucios y muy problemáticos. Todo ello viene a raíz de una serie de escándalos de hace unos años. Pero esto es algo cíclico; cuando la gente, los políticos se den cuenta que, cumpliendo las regulaciones actuales, el diésel emite muy muy poco, esta percepción volverá a cambiar y volverá a subir el porcentaje de este tipo de motores», ha apuntado Payri.

No obstante, el investigador de la UPV ha apuntado que es cierto que motores, tanto diésel como gasolina, de hace 15-20 años tenían otra regulación y son motores contaminantes. «Un motor de nueva generación, bien sea diésel o gasolina, emite un 98% menos que un motor de hace 15 ó 20 años. Por ello, pienso que a este tipo de vehículos antiguos sí que se les podría imponer algún tipo de restricción», ha apuntado Payri.

En diez años, un 10% menos de emisiones

Durante el congreso THIESEL 2018, se han presentado las últimas novedades para conseguir motores cada vez más eficientes y más ecológicos. En este sentido, Payri ha apuntado que las investigaciones actuales sobre nuevos sistemas de inyección, así como de sistemas de turbosobrealimetación y lubricantes, y el uso de nuevos materiales más ligeros y con menos fricción, permitirá una significativa reducción de las emisiones en un plazo de tiempo no muy largo.

«Se estima que en los próximos 10 años podremos tener una reducción del 10% de las emisiones de CO2 usando la tecnología de inyección directa tanto para motores de gasolina como diésel», ha señalado Payri.

Sobre el vehículo eléctrico

Preguntado por el vehículo eléctrico, el investigador del CMT Motores Térmicos de la UPV ha señalado que su implantación será «muy muy a futuro, muchísimo más de lo que la gente piensa». En su opinión, hoy por hoy se trata de una buena solución para distancias muy cortas, en ciudades, pero no para desplazamientos largos.

«La tecnología de batería actual tiene una densidad energética muy baja, por lo que solo permite distancias cortas. Pero en cuanto quieres hacer un desplazamiento largo, es una mala solución, porque tienes que llevar un peso adicional con esas baterías que no compensa las posibles mejoras que pueda tener ese motor eléctrico», ha concluido Payri.

Fotos

Vídeos