El tercer grupo azulejero de Castellón ya es británico

Operarios en la feria de la cerámica Cevisama. / LP
Operarios en la feria de la cerámica Cevisama. / LP

La unión de Saloni y Keraben bajo la propiedad de Victoria solo se ve superada en ventas por Porcelanosa y Pamesa

Á. MOHORTE

La adquisición de Saloni por la compañía británica Victoria PLC hace a esta compañía propietaria del tercer mayor grupo azulejero de Castellón, sólo superado en ventas por Pamesa y Porcelanosa. Tomando las cuentas de 2016, las últimas auditadas que ya han hecho públicas todas la compañías del sector, la facturación de la antigua empresa de los Batalla aporta 96,20 millones de euros a los 117,98 millones que ya tienen sus nuevos propietarios provenientes de Keraben.

Aunque Victoria ya ha señalado que quiere aprovechar sinergias desde el primer momento, no especifica que su objetivo sea fusionarlas. Si lo hiciera, el resultado sería una empresa con una facturación de 214,19 millones, sólo superada por Pamesa y Porcelanosa.

La voluntad de los británicos es diversificar con decisión y desde una perspectiva global que aplica desde hace décadas, siendo una empresa de fuerte implantación en Australia, además de en Reino Unido.

Más información sobre Lubasa

La compañía británica de alfombras y moviliario Victoria PLC pagará 96,7 millones de euros. Según trasladó con un 'Hecho relevante' a la Bolsa de Londres, la operación se pagará en efectivo y se financiará parcialmente con una emisión de nuevas acciones de la firma a un precio de 827 peniques, hasta cubrir 67 millones de euros de la operación.

Sinergias a la carrera

En noviembre del pasado año, Victoria PLC compró la azulejera castellonense Keraben por 274 millones al fondo estadounidense Tensile Capital y a la familia Benavent, fundadora de la compañía. El presidente de Victoria, Geoff Wilding, incide en que existen «significativas sinergias operativas con nuestra compañía de cerámica española», Keraben, y añade que se moverán «rápidamente para aprovecharlas». Asegura también que la adquisición de Saloni «será materialmente rentable durante el primer año completo de propiedad y también continuará aumentando la diversidad geográfica de nuestros ingresos y ganancias».

Fundada en 1895, Victoria PLC es una compañía internacional de producción y distribución de moquetas y alfombras con un alto componente innovador. Cotizada en la Bolsa de Londres desde 1963 y en el Mercado Alternativo Bursátil desde 2013. Actualmente opera en el Reino Unido, Bélgica, Holanda y Australia, dando trabajo a 1.800 personas en 20 sedes. En el Reino Unido es la primera productora de alfombras y moquetas y la segunda de Australia, según afirma en su porfolio de actividades.

Entre sus trabajos recientes más llamativos está la producción de las alfombras para la abadía de Westminster en la boda del príncipe Guillermo, heredero del trono británico, y la duquesa de Cambridge Catalina. El nuevo dueño describe a Saloni como «un fabricante de baldosas de cerámica y porcelana de gama media a alta, que tiene sus principales mercados en España y Francia». Además, destaca de ella que su centro de producción está cerca del de Keraben y es «un negocio bien invertido con una importante capacidad de fabricación, liderado por un equipo de gestión experimentado».

La nueva Lubasa

La antigua Lubasa ya no es lo que era... y esa es la intención. La empresa de la familia Batalla, que actualmente se denomina Mosaiq, pasó a ser controlada en agosto de 2017 por la sociedad de inversión Atitlan, propiedad de Aritza Rodero y Roberto Centeno, yerno del presidente de Mercadona, Juan Roig. A partir de ese momento, la compañía ha entrado a la carrera en una intensa reestructuración a las órdenes del director general de Mosaiq, José María Martínez, que llegó antes de la venta del grupo pero que fue clave en ella.

El último paso ha sido la venta de la azulejera Saloni, uno de los negocios ajenos a la edificación con los que aún contaba el grupo tras desgajar la red de concesionarios automovilísticos, del que queda al frente el mayor de la segunda generación de la familia fundadora, Luis Enrique Batalla. Ya en enero de este ejercicio, la firma madrileña APK2, propiedad de Cristian Abelló Gamaza (hijo de Juan Abelló), compró también las adjudicaciones de la gestión de aparcamientos públicos de las que disfrutaba Lubasa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos