La planta de Arcelor Mittal en Sagunto, a la espera de posibles ajustes tras la caída de la rentabilidad de la firma

Planta de Arcelor Mittal en Francia. /AFP
Planta de Arcelor Mittal en Francia. / AFP

El resultado de explotación se desploma a la mitad en el primer trimestre de este año debido al aumento de costes de materias primas, la desaceleración y las importaciones de fuera de Europa

ELÍSABETH RODRÍGUEZ

La multinacional siderúrgica Arcelor Mittal sigue acusando la delicada situación que atraviesa el sector, especialmente en Europa. La compañía presentó esta mañana los resultados del primer trimestre, que constatan la caída de rentabilidad de la compañía y que ponen en alerta a la planta valenciana, ubicada en Sagunto, ante posibles nuevos ajustes, tales como los anunciados hace unos días en la planta asturiana. Según confirman fuentes de la empresa a este diario, la factoría saguntina está «a la expectativa» de «cómo se puede trasladar o reflejar» ese recorte de producción de 700.000 toneladas en Asturias al resto de las factorías españolas.

En concreto, la mercantil registró un desplome del 50% en el resultado de explotación, es decir, el generado por la actividad habitual del negocio. Según explica el presidente del Consejo de Administración y CEO de ArcelorMittal, Lakshmi N. Mittal, los resultados del primer trimestre «reflejan la difícil coyuntura a la que se ha visto confrontada» esta industria en los últimos meses. Entre las causas de la contracción de la rentabilidad, destaca el aumento de los costes de las materias primas, motivado por la evolución de la oferta en el mercado en Brasil, y una contención de los precios debido a la desaceleración de la actividad económica y a la continuada sobrecapacidad de producción de acero a escala mundial.

Además, señala también a las importaciones de fuera de Europa como otro elemento negativo. «Las medidas de salvaguardia establecidas por la Comisión Europea no han resultado plenamente eficaces. Aunque el contexto de consolidación de los precios en China resulta en cierta medida alentador, no ocurre lo mismo en Europa, donde, para adaptarnos a las condiciones actuales de mercado hemos anunciado recientemente recortes de producción de tres millones de toneladas en términos anualizados en nuestras plantas de productos planos», sentencia.

En ese sentido, el dirigente empresarial insta a la UE a establecer un marco de competencia «en igualdad de condiciones para abordar la problemática de la competencia desleal», y ello incluye «un ajuste en frontera de carácter ambiental para asegurar que las importaciones en Europa estén sujetas a los mismos costes vinculados a emisiones de carbono que los productores en Europa».

Respecto al recorte en Asturias, la firma lo achacó a unos costes de la electricidad «muy altos» en España y a que el mercado en el sur del Viejo Continente hace frente a un incremento «sin precedentes» de las importaciones procedentes de fuera de la Unión Europea. Además, habrá unos recortes de 1,5 millones de toneladas en la planta de Cracovia (Polonia) y de un millón de toneladas en Italia.

A este panorama del mercado siderúrgico hay que sumar el de la automoción, muy ligado también a la actividad de la planta en Sagunto. Cabe recordar que entre enero y marzo de este año, ArcelorMittal ejecutó un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de siete días a 1.624 trabajadores de sus plantas españolas, entre ellos 350 de sus cerca de 750 empleados en Sagunto, por la caída de pedidos para automoción o la incertidumbre en torno al 'Brexit'.