Lladró busca garantizar su viabilidad con el despido de uno de cada cinco empleados

Una persona pasa frente a las instalaciones de Lladró en Tavernes Blanques. / manuel molines
Una persona pasa frente a las instalaciones de Lladró en Tavernes Blanques. / manuel molines

La empresa negocia un ERE con 81 salidas para adelgazar su central y centrarse en iluminación, joyería, fragancias de hogar e iconos de diseño

INÉS HERRERO

valencia. La enseña de porcelana decorativa Lladró acometerá un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para despedir a 81 de sus 451 trabajadores y «garantizar la viabilidad futura» del negocio, según anunció ayer tras constituir las comisiones representativas de la plantilla e iniciar así el período de consultas de un ajuste que achaca a causas económicas y productivas.

Desde la empresa argumentan que «la sostenibilidad a largo plazo de la compañía exige ajustar los recursos a su tamaño de negocio actual y esperado para los próximos años» y, de ahí, que acometa un procedimiento de despido colectivo que supondrá la salida de prácticamente uno de cada cinco trabajadores.

De los 81 despidos que plantea en las cuatro empresas del grupo, 34 corresponden a Porsa, 32 a Lladró, diez a Daisa y los cinco restantes a Arte y Porcelanas. Este ajuste se complementará con el ERTE vigente en las áreas productivas, englobadas en Porsa, Arte y Porcelana y Daisa, y a las que en esta ocasión se suma también Lladró S.A., que se encarga del área comercial y administrativa. Desde la firma se aludió también a «la adopción de medidas que proporcionen viabilidad económica».

La compañía destaca su «buena senda» gracias al negocio online o las tiendas en el mercado asiático

En 2016, meses antes de la venta de la firma al fondo español PHI Industrial, el grupo prescindió de 268 empleados, un 38% de la plantilla, repartidos entre 191 en Porcelanas Lladró, 44 en Arte y Porcelanas y 33 en Daisa. En su día, llegó a superar los 2.000 trabajadores.

Desde Lladró aseguran que «la propiedad seguirá apostando por garantizar la continuidad de la mayor parte de la plantilla y la sostenibilidad a largo plazo de la empresa». Tras dos años de «trabajo intenso» para potenciar el desarrollo de producto, la inversión en marketing y la eficiencia y adecuación de los perfiles comerciales, señalan que es momento de extender los «ajustes estructurales» a «la central, donde se cuenta con una organización sobredimensionada y demasiado compleja para el tamaño actual del negocio».

La empresa argumenta que «para poder seguir invirtiendo y reforzando el prestigio de la marca y la distribución de los productos a nivel internacional, es necesario disponer de unos servicios corporativos y productivos optimizados y focalizados en aquello que aporta valor».

Desde Lladró consideran «muy positiva» la respuesta de los nuevos mercados y canales a los que se dirigen las nuevas categorías de producto, pero aducen que «requiere de una mayor capacidad de reacción y agilidad». En este sentido, explican que «el proceso de reconversión y reposicionamiento de la compañía exige mejorar la eficiencia interna, pero también flexibilizar la producción, para responder con rapidez a las demandas del mercado». Y agregan que «con la organización adecuada de los sistemas productivos se podrá trabajar con menos stock».

Entre los «datos que reflejan la buena senda de la compañía», la empresa cita la «positiva evolución del negocio online», así como la apertura de nuevas tiendas en el mercado asiático o la inauguración de nuevos espacios 'lifestyle' dedicados al canal de interiorismo y decoración.

Adaptarse a las tendencias

Lladró reafirma su apuesta por crear nuevas categorías de producto, en especial iluminación, joyería, fragancias para el hogar e iconos de diseño en porcelana. Y agrega que «en paralelo, y aunque las ventas del producto clásico reflejan la madurez del mercado, continuará trabajando en adaptar el producto figurativo a los nuevos gustos y tendencias».

Por su parte, los sindicatos analizan ya la documentación con la que el grupo justifica los despidos para determinar la necesidad de la medida y estudiar posibles alternativas. La próxima reunión del periodo de consultas tendrá lugar el lunes 8.

Temas

Lladró, Ere