El Grupo Ferrero se hace con el control de la heredera de Helados Avidesa

Instalaciones de Ice Cream Factory Comaker en Alzira./Francisco García
Instalaciones de Ice Cream Factory Comaker en Alzira. / Francisco García

La propietaria de Nutella, Kinder o Ferrero Rocher adquiere la mayoritaria de la alcireña Ice Cream Factory Comaker, dedicada a marca blanca

Á. M.Valencia

El grupo Ferrero ha llegado a un acuerdo para adquirir una participación mayoritaria del mayor fabricante de helados de España, Ice Cream Factory Comaker (ICFC), heredera de la alcireña Avidesa, y que está especializada en producir para marcas blancas. En un comunicado, la compañía de origen italiano y dueña de Nutella, Kinder o Ferrero Rocher, destaca que la familia Lamsfus seguirá siendo accionista de ICFC y Guillermo Lamsfus Bravo seguirá al frente del negocio como director general.

De hecho, la supervivencia del negocio en Alzira y de la resurrección de la compañía se debe a que el padre del actual dirigente adquirió a Nestlé la planta, que le había sido asignada como director, cuando supo que iba a ser cerrada por la multinacional. El Grupo Ferrero no ha facilitado ni el importe ni el porcentaje exacto adquirido a través de la operación, y se han limitado a señalar que prevén cerrar el acuerdo «a primeros de julio de 2019», una vez cuente con las correspondientes autorizaciones por parte de los organismos reguladores.

Los responsables de Ferrero han apuntado que la decisión de hacerse con el control de la heladera se enmarca dentro de su estrategia de buscar «nuevas oportunidades en diferentes categorías de productos». ICFC factura cerca de 125 millones de euros al año, de los que un 65% procede de su actividad internacional, y produce más de 600 millones de helados, según las estimaciones que hizo públicas en 2018.

F. García

Además, cuenta con fábricas en Alzira y en Castel d'Ario (Italia), emplea a 700 personas y vende sus productos en 15 países. ICFC nació como tal en 2003, y fabricar helados para las marcas blancas de los supermercados ha sido la base de la estrategia de la compañía, cuyo máximo accionista desde 2010 ha sido el fondo Portobello, con el 70% del capital de la compañía.

En todo este tiempo no ha sido posible recuperar la histórica marca que fundó Luis Suñer, pero la compañía ha utilizado referencias por medio de colores y reminiscencias del histórico logotipo para mantener vivo el recuerdo de una compañía clave en el desarrollo económico valenciano y desaparecida tras la muerte de su fundador.

Las ruinas de la fábrica Avidesa: el origen de la 'revolución industrial valenciana'