Ford anuncia despidos en Europa pero no cita aún a Almussafes

Ford anuncia despidos en Europa pero no cita aún a Almussafes
J. Signes

La compañía ejecutará el ajuste en el primer semestre del año

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

El fabricante de automóviles estadounidense Ford ha anunciado a los trabajadores un recorte de personal en Europa, sin aportar cifras concretas y pendiente de la negociación con los interlocutores sociales, con una serie de acciones «clave» entre las que no se menciona a la planta valenciana de Almussafes.

En todo caso, el representante de UGT, Carlos Faubel, presente en el encuentro, advierte que, el hecho de que no se haya mencionado a Almussafes es «una buena noticia», pero no quiere decir que esté «exenta», ya que 2019 va a ser «bastante complicado». Aunque primero se va a empezar con Alemania y Reino Unido, se prevé que en unos meses se afronte la situación de la planta valenciana.

La nueva estrategia apunta «a la rentabilidad a corto plazo y un negocio más competitivo para el futuro». Entre las medidas destaca una serie de acciones en curso a corto plazo para mejorar la rentabilidad y reducir los costes estructurales, con un rediseño paralelo para incluir una línea de vehículos más enfocados en el cliente dentro de tres grupos de negocios- vehículos comerciales, vehículos de pasajeros e importaciones.

La empresa ofrecerá nuevos vehículos totalmente eléctricos y opciones electrificadas para todos los modelos, al igual que anuncia que aprovechará las relaciones, incluida una alianza potencial con Volkswagen AG, para apoyar el crecimiento de vehículos comerciales

A su vez, anuncia que mejorará o abandonará las líneas de vehículos menos rentables y abordará los mercados de bajo rendimiento; también realizará una revisión estratégica de Ford Sollers, la empresa conjunta de la compañía en Rusia.

«Las mejoras en los costes estructurales se apoyarán en la reducción del superávit laboral en todas las funciones», explica en un comunicado la compañía, que asegura que quiere «reforzar» su «posición competitiva y su rentabilidad» en Europa.

«Estamos tomando decisiones contundentes para transformar el negocio de Ford en Europa», afirma Steven Armstrong, vicepresidente del grupo Ford y presidente de Ford Europa. Estas son las primeras conclusiones de la reunión entre dirección y sindicatos de Ford que se ha celebrado esta mañana en Colonia.

UGT-Ford ha convocado una asamblea de afiliados el día 12 para informar de lo tratado. Este año va a haber escenarios diferentes en los que se combinará el impacto del 'Brexit', el rediseño de Ford en Europa y los planes de producción y, además, como elemento añadido en la planta valenciana, serán las elecciones sindicales.

Hasta ahora no habían coincidido «tantas situaciones» distintas y las elecciones se han celebrado en escenarios de estabilidad en la fábrica. La mesa para las elecciones sindicales se constituirá el 15 de enero y las votaciones serán entre los días 18 y 20 de febrero, y en ellas podrán participar los más de 6.700 trabajadores de la planta. El portavoz de UGT destacó que Almussafes sea la única que este año va a lanzar un nuevo modelo, la nueva versión del Kuga, después del verano.

La planta valenciana de la compañía del óvalo cerró el año con la producción de 36.599 unidades menos que el año pasado hasta los 380.403. En porcentaje esto es un 8,7% por debajo de 2017, pero evidencia un problema y hace temer la línea de los ajustes: fuera los monovolúmenes y adiós a puestos de trabajo.

El cálculo, que ha realizado el sindicato UGT, es especialmente grave porque desde 2015 la factoría no tenía datos tan malos, cuando la planta quedó plenamente operativa tras la millonaria inversión que iba a blindar la instalación para el futuro y llegó a hacer merecedor a Ford España de una Alta distinción de la Generalitat.

En este ejercicio, por efecto de los días de ajuste no trabajados y el expediente de regulación de empleo temporal activo desde el 9 de noviembre, no se salva ningún modelo y sólo se diferencian en la dimensión de la caída. El más damnificado en número de unidades es el Kuga, que acapara el 47,5% de la producción y que cae un 6,7% hasta las 180.874 unidades.

Porcentualmente, como ya se sabía, las mayores caídas fueron para los monovolúmenes, el tipo de vehículo que se ha decidido suprimir en la planta alemana de Saarlouis a la vez que se eliminaba un turno que emplea a 1.600 trabajadores, en su caso en C-Max y el Grand C-Max. En el caso del valenciano S-Max, salieron 13.402, un 27% menos que un año antes; y de Galaxy salieron 13.402, un 27,5% menos que el pasado ejercicio.

Las furgonetas Connect, cuya producción significó la mayor inversión en la instalación hace cuatro años, perdió un 17,7% de producción hasta los 109.957 vehículos; y del Mondeo se dejó de producir un 10,2%, hasta los 54.475.

En Europa, la empresa ha sufrido una caída de ventas entre enero y octubre del 1,5% con 855.916 unidades, en contra de la tendencia de sus principales rivales, pese a crecer en octubre en el viejo continente un 3,4%, hasta las 108.200 unidades de vehículos. Los últimos datos disponibles muestran como, con estas matriculaciones, la cuota de mercado de Ford en el continente es del 8,2%, lo que supone 0,6 puntos porcentuales más en tasa interanual.

La previsión es que el ejercicio 2018 no corrija la tendencia que ha llevado a la empresa a acumular pérdidas desde hace varios años. Del total de ventas, 75.800 han correspondido a turismos, el 2,5% menos en tasa interanual. La cuota de mercado de Ford en este segmento es del 7%, 0,3 puntos más que hace un año.

En el caso de los comerciales, Ford entregó en octubre 32.500 unidades, un 20% más, lo que ha permitido que su peso en el mercado haya ascendido al 14%. La cifra de ventas de comerciales es la más alta desde 1993, mientras que la de cuota de mercado es la mejor desde el ejercicio 1995.