Grupo Dia cerrará su almacén logístico de Manises y 287 tiendas en toda España

Exterior de uno de los supermercados de la cadena Dia/C. Santos
Exterior de uno de los supermercados de la cadena Dia / C. Santos

La cadena de distribución comienza a negociar un ERE con 2.064 despidos, sin precisar aún a cuántos de sus 1.371 trabajadores en la Comunitat afectará

I. HERRERO / EPMadrid

Empiezan a conocerse los detalles del expediente de regulación de empleo (ERE) anunciado por el Grupo Dia a principios de febrero, que conllevará el despido de 2.064 trabajadores e implicará el cierre de 287 tiendas propias y tres almacenes, uno de ellos ubicado en Manises y los otros dos en Asturias y Cataluña.

Así lo indicaron ayer UGT, Fetico y CC OO en un comunicado conjunto emitido tras mantener la primera reunión de la mesa negociadora del ERE, en la que todavía no se ha abordado la distribución geográfica de los ajustes que mantienen en vilo a los 1.371 trabajadores que posee la compañía en la Comunitat.

Según explicaron a LAS PROVINCIAS desde la empresa, pondrá fin a la actividad operativa y logística de sus instalaciones en Manises, desde las que presta servicio a la Comunitat Valenciana y parte de Murcia. De momento, las labores administrativas y todas las relacionadas con su centro regional, que está ubicado en Manises, se mantienen.

En cuanto se hagan efectivos los ajustes, la zona que Dia cubría hasta ahora desde el bloque logístico de Manises se atenderá desde otros centros, como el ubicado en Orihuela. La empresa también dispone de instalaciones logísticas de este tipo en Málaga, Zaragoza y Cataluña.

En la primera reunión para negociar el ERE, se constituyó la comisión de representación de centros y trabajadores afectados, integrada por nueve representantes de Fetico, tres de CC OO y uno de UGT. La dirección les entregó la información y documentación correspondiente sobre la situación que atraviesa la firma, tras cerrar 2018 con unas pérdidas de 352,58 millones de euros.

La dirección explicó a los sindicatos las causas económicas, productivas y organizativas que motivan los ajustes anunciados, basadas en la caída de las ventas que afectó negativamente a la evolución de la compañía, además de comunicarles que se encuentra en causa de disolución al tener el patrimonio neto inferior a lo que la ley exige.

«Mala gestión»

Desde UGT, Fetico y CC OO exigieron a la dirección «responsabilidades por la mala gestión» y reivindicaron que las personas que trabajan en la compañía «no son culpables» de esta situación. «Velaremos para que se reduzca lo mayor posible el número de personas afectadas y que se mantenga el empleo», recalcan.

Los representantes sindicales estudiarán la documentación entregada por la empresa, a la que reprocharon que el comité intercentros ya trasladó hace tiempo su «preocupación» por la situación de las tiendas y por cómo descendían tanto el número de clientes como las ventas.

Temas

Día