Denuncian al gerente de una cooperativa de Alginet por gastos con una 'tarjeta black'

El expresidente de la Cooperativa eléctrica de Alginet Salvador Escutia, que ha presentado la querella contra el gerente. /LP
El expresidente de la Cooperativa eléctrica de Alginet Salvador Escutia, que ha presentado la querella contra el gerente. / LP

El expresidente de la agrupación asegura que el que fuera su mano derecha cargó 78.000 euros en viajes, móviles y reparaciones de coche, entre otros pagos

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

Los gastos por valor de 78.195 euros de una tarjeta de crédito asociada a la Cooperativa Sociedad Suministros Especiales Alginetenses se han convertido en el epicentro de un terremeto en una de las entidades más prósperas de esta localidad de La Ribera. El expresidente de la Cooperativa Salvador Escutia ha presentado una querella contra el director gerente, J. V. O., por administración desleal y apropiación indebida. Escutia, con la documentación que ha aportado al juzgado de Carlet, asegura que la que fuera su persona de confianza en la cooperativa de Alginet ha gastado casi 12.000 euros en electrodomésticos, reparaciones de automóvil y viajes, además de otros abonos que no tiene localizados. La Sociedad Suministros Especiales Alginetenses, que ahora preside Elena Roig, se dedica al comercio de energía eléctrica. El volumen de ventas en 2017 superó los 5,3 millones de euros y con un resultado en positivo de 56.851 euros.

El caso salta, según consta en la querella, después de que a principios de este año el que era presidente de la Cooperativa, Salvador Escutia, propusiera al director gerente que se auditaran todos los gastos de las sociedades vinculadas a la cooperativa. La petición fue rechazada por el querellado y el presidente de la cooperativa, ante las dudas por la reacción de su hombre de confianza, inició una investigación de la gestión. Durante esa tarea, la entidad Cajamar confirmó la existencia de una tarjeta de crédito de la sociedad Alginet Distribución Energía Eléctrica, una de las mercantiles de la Cooperativa, a nombre de Salvador Escutia, que reconoce que no sabía que existía esa tarjeta de crédito y que nunca usó pese a estar a su nombre.

Escutia inició un proceso de recopilación de información y en ese tránsito fue relevado de la presidencia por el resto del consejo de la cooperativa y pasó a ser vocal primero. El querellante descubrió que Cajamar entregó una tarjeta a su nombre a J. V. O. el 16 de agosto de 2016 «abusando de la confianza que le otorgaba ser el director de la cooperativa y persona que gestiona las cuentas de sus sociedades», señala la querella. «Dicha tarjeta fue utilizada por J. V. O. a mis espaldas y exclusivamente por él mismo hasta el 17 de mayo de 2019», señala Escutia, que añade que en esa fecha una empleada de la cooperativa entregó la tarjeta a la entidad para sucancelación. El expresidente de la Cooperativa asegura que el director gerente la utilizó «exclusivamente para su interés personal» en lugar de para beneficio de Alginet Distribución Energía.

Entre agosto de 2016 y mayo de 2019, según consta en la querella, el gerente de la cooperativa eléctrica de Alginet gastó con la tarjeta 78.195,74 euros, «de las que al menos 44 operaciones se han realizado estando Salvador Escutia fuera de España o, al menos, fuera de Alginet». El importe de esas 44 operaciones asciende a 11.443,03 euros. «J. V. O. ha dispuesto de una ingente cantidad de dinero para compras particulares que no han sido declaradas por la sociedad, como mayor ingreso por nómina del querellado, y que por lo tanto aquí hay previsiblemente un delito fiscal», apunta la querella.

Escutia denuncia que el querellado se valió del nombre del presidente para obtener una tarjeta oculta al resto del consejo rector y cargar a una de las sociedades de la cooperativa gastos particulares. Entre ellos, según consta en la copia de las facturas entregadas en el juzgado, hay compras en establecimientos de electrónica, en supermercados y una serie de cargos en Roma entre el 2 y el 8 de octubre de 2017 cuando Escutia estaba con su esposa durante esas fechas en un viaje en Hungría. «O los componentes electrónicos adquiridos en Murcia para su casa y que superan los 3.000 euros», apunta el expresidente de la cooperativa, que ha presentado la querella contra el director gerente por administración desleal y apropiación indebida.

En la querella, se pide la declaración de ambos, el gerente en calidad de investigado. La certificación de los gastos de la tarjeta y la declaración como testigo del auditor del grupo y de la trabajadora que devolvió la tarjeta.