El Consell acepta tramitar el nuevo proyecto de Intu Mediterrani de Paterna

R. E.

Valencia. La Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente ha iniciado el proceso burocrático para la tramitación del proyecto Intu Mediterrani. La reformulación del antiguo Puerto Mediterráneo ha esquivado la «inadmisibilidad» con la que se topó en el pasado con una propuesta de 112.450 metros cuadrados extra de zonas verdes, el encauzamiento completo del barranco d'En Dolça, con el ajardinamiento de toda su superficie, y nuevos puntos de captación hídrica como balsas de laminación.

El Ayuntamiento de Paterna ya remitió a principios de mes la documentación con los cambios aportados por la firma inversora para que continúe el trámite de evaluación ambiental a cargo de la conselleria, que en febrero aparcó su intención de volver a tumbar el proyecto y le dio tres meses para entregar el nuevo plan que eleva la protección de la CV-35.

El borrador plantea alternativas a los dos escollos que desembocaron en el pronunciamiento desfavorable anterior. Uno afecta a los usos permitidos en la zona de protección de carreteras y la superposición del nuevo encauzamiento del barranco. La promotora resuelve este apartado modificando el trazado del encauzamiento. Concluirá en el punto «donde el tranvía cruza el ámbito», lo que permitirá crear una nueva zona verde y «recuperar el trazado original del barranco en el tramo que va desde la carretera de acceso al polígono l'Andana hasta el final de la vía pecuaria, favoreciendo la integración paisajística del patrimonio cultural (aljub y catxirulo)».

Un nuevo estudio hidráulico determinará la ubicación «más conveniente» de sistemas de drenaje sostenible, con la implantación de balsas de laminación, en las que se colocará vegetación específica que necesite un régimen de mayor humedad. Estos métodos de captación, que también incorporarán los denominados 'tanques de tormenta' para absorber con precipitaciones copiosas y salvar problemas de inundabilidad, conectarán las zonas ajardinadas.