Informe Funcas

La caída del turismo pone a la Comunitat en cabeza de la desaceleración económica

Turistas en la ciudad de Valencia./LP
Turistas en la ciudad de Valencia. / LP

La construcción residencial pierde vigor, mientras que la industria valenciana es de las pocas de España que mejora sus ventas en el exterior, según Funcas

ÁLVARO MOHORTE y ELÍSABETH RODRÍGUEZValencia

La Comunitat Valenciana es, junto a Cataluña, la región que más se desacelerará respecto a 2017, con un crecimiento este año del 2,3% y del 2,1% el próximo. Así lo asegura el centro de estudios Funcas, que señala como principal responsable al debilitamiento del sector servicios, donde también pesa la menor entrada de turistas.

Este debilitamiento del turismo se refleja en los datos de pernoctaciones publicados también ayer por el departamento de estudios 'big data' de la patronal hotelera Hosbec. El informe indica que la actividad hotelera en la Comunitat ha seguido la misma tendencia que en el conjunto de España al registrar una caída del 1% en las pernoctaciones este verano. No obstante, a pesar del reciente boom de los apartamentos turísticos estos cayeron un 10%, algo que la patronal achaca a la proliferación de viviendas «no regladas».

La ocupación de los apartamentos de alquiler cae el doble que la de los establecimientos hoteleros

Volviendo al informe de Funcas, en la construcción, la obra residencial pierde vigor, al contrario que la obra pública. Por su parte, la industria evoluciona favorablemente, siendo una de las pocas comunidades en las que las exportaciones crecieron hasta agosto. Esta comunidad ha sido, junto a Madrid y después de Canarias, la segunda con mayor crecimiento del empleo hasta septiembre aunque en desaceleración sobre el pasado año. La tasa de paro será del 15,8% y del 14,5% en 2018 y 2019, respectivamente.

El menor crecimiento de la economía no está afectando por igual a todas las comunidades autónomas. Siete de ellas acelerarán o mantendrán el ritmo este año respecto a 2017, mientras que las 10 restantes sí sufrirán desaceleración. Entre las primeras, Navarra, País Vasco y Galicia crecerán todavía el 3% o por encima de ese nivel, según las previsiones para las comunidades autónomas en 2018 y 2019 que Funcas presentó ayer en la sede de Kutxabank, en Bilbao. Navarra y País Vasco volverán a ser las que registren mayor crecimiento en 2019, además de Galicia y Madrid.

Alerta en la automoción

El director de Coyuntura de Funcas, Raymond Torres, advierte que también preocupan «el peso del automóvil en las comunidades donde la producción no se ha ajustado al desplazamiento de la demanda hacia vehículos menos contaminantes y la pérdida de población en edad de trabajar que penaliza los territorios rurales y con un importante envejecimiento demográfico».

El director general de Funcas, Carlos Ocaña, ha señalado que «el crecimiento se mantiene en positivo y por encima de Europa pero pierde fuerza». Sin los vientos de cola hasta ahora favorables y frente al debilitamiento del sector exterior, «el PIB español crecerá este año un 2,6% gracias a una demanda interna que se mantiene por tres factores: la favorable evolución de la inversión de las empresas, un gasto público expansivo y, sobre todo, por el consumo».

Para el director general de Funcas es importante analizar la composición del crecimiento para determinar si es sostenible y advierte que «la economía española mantiene un crecimiento relativamente fuerte, al menos en comparación con el resto de la Unión Europea, pero con una evidente debilidad: el creciente peso de la demanda interna y el decreciente peso del sector exterior no son sostenibles, particularmente en un país con una deuda pública tan elevada».

La mejora de esas regiones, junto a la de otras como Castilla y León y Castilla-La Mancha, que se recuperan de la caída de la actividad agrícola en 2017, contrasta con la tendencia general de la economía nacional.

 

Fotos

Vídeos