Los alquileres en Valencia superan los mil euros mensuales de media aunque frenan su escalada

Una mujer pasa junto al escaparate de una inmobiliaria con algunos de los inmuebles que tiene en cartera. / Manuel Molines
Una mujer pasa junto al escaparate de una inmobiliaria con algunos de los inmuebles que tiene en cartera. / Manuel Molines

Los precios experimentan una caída de hasta el 2,54% en el último mes, a pesar de aumentar un 14,13% respecto a los registrados un año antes

Á. MOHORTE VALENCIA.

El precio de los alquileres rompe un nuevo techo en Valencia. Después de cuatro años en los que se ha acelerado el incremento del valor de los arrendamientos, por primera vez se registra en la capital del Turia una media que supera los mil euros. Cierto es que lo hace por poco, ya que se trata de 1.001 euros al mes de coste medio, pero hace entrar a la ciudad en la liga de los cuatro dígitos, aunque todavía se mantienen a mucha distancia, según el Informe Anual de Precios de Alquiler publicado por Pisos.com, a través de datos propios y también de organismos oficiales.

De un año a otro, Alicante fue la capital valenciana que más creció, con un alza del 21,73%, siendo la cuarta gran ciudad española con un mayor incremento. Castellón de la Plana subió un 14,07%, mientras que Valencia arrojó el repunte más contenido de la región con un 4,71%, aunque con un resultado de un millar de euros que rompe lo que hasta ahora era un techo de cristal. Y es que en el apartado de rentas medias mensuales, Valencia, con 1.001 euros al mes, fue la novena capital española más cara en alquiler, y Alicante, con 956 euros al mes, la undécima. Por su parte, Castellón de la Plana queda en 640 euros mesuales, situándose como la más asequible.

Y eso que en el último semestre se ha ido produciendo una devaluación que han recortado la media autonómica. La provincia castellonense redujo los arrendamientos en un 0,49% en los últimos seis meses, mientras que en Valencia cayó un 0,49% en la provincia y un 0,42% en la capital. Tampoco el último mes corrige estos movimientos, sino que los agrava y Castellón de la Plana recorta precio un 0,36%, siendo la tercera capital española que menos cayó mensualmente. Alicante, perdió un 2,17% y Valencia, otro 2,53%. De hecho, esta es la tendencia autonómica y la nacional.

El piso tipo de alquiler en Comunitat Valenciana registró en diciembre de 2018 una renta media de 882 euros mensuales, lo que supuso un incremento anual del 13,87%. Sin embargo, respecto a noviembre, cayó un 1,79%; trimestralmente, decreció un 2,74%; y semestralmente, un 4,25%, arrojando en ambas variaciones el cuarto recorte nacional más intenso.

Por su parte, el piso tipo de alquiler en España tuvo en diciembre una mensualidad media de 890 euros. Esta cifra marcó un ascenso mensual del 0,11%, trimestral del 3,61%, semestral del 9,74% e interanual del 18,35%. Con 947 euros de renta media mensual en diciembre de 2018, Valencia fue la octava provincia más cara de España. Alicante, con 869 euros de mensualidad media, fue la undécima en este mismo listado. Por otro lado, Castellón, con 532 euros, fue la más asequible,

Según director de Estudios de Pisos.com, Ferran Font, «el mercado del alquiler está en el centro de la polémica». El experto admite que «las recientes modificaciones en la duración de los contratos, la limitación del número de fianzas o el pago de los honorarios de gestión ha hecho saltar las alarmas de los grandes tenedores de vivienda en arrendamiento, que rechazan estas medidas amparándose en que su aplicación podría desembocar en la desinversión en esta clase de activos».

No obstante, Font matiza que «el techo de las rentas de alquiler en las principales capitales está muy próximo, de hecho, ya se perciben los primeros síntomas de desaceleración». El experto inmobiliario comenta que «los ingresos de los inquilinos no dan más de sí, y España no se puede permitir volver a vivir una crisis habitacional marcada por el desahucio crónico».

Font señala que «el compromiso del Gobierno de poner coto a las subidas de las rentas en determinadas zonas ha acrecentado el malestar de estos propietarios, convencidos de que dicha estrategia subirá las mensualidades en la periferia y reducirá la oferta en el centro». El portavoz del portal inmobiliario indica que «a obstáculos como los altos precios y la escasez de obra nueva se unirá un previsible y progresivo encarecimiento de la financiación».