La detección de cítricos afectados con plagas de fuera de Europa se dispara un 14%

Naranja plagada de manchas con orificios a causa del hongo 'Guignardia citricarpa', que puede llegar a la citricultura española. /LP
Naranja plagada de manchas con orificios a causa del hongo 'Guignardia citricarpa', que puede llegar a la citricultura española. / LP

La Unió pide que se amplíe el listado europeo de 'Vegetales de Alto Riesgo' para extremar los controles en fronteras y evitar que entren nuevos patógenos de cuarentena

Vicente Lladró
VICENTE LLADRÓValencia

Las interceptaciones de cítricos de países terceros con plagas de cuarentena se incrementaron un 14% en la UE durante el año pasado, según denuncia La Unió de Llauradors. Pese a tal evidencia, que se arrastra desde hace décadas, y el enorme peligro que entraña para la producción citrícola en la propia UE, Bruselas se resiste a adoptar medidas de vigilancia y protección más estrictas, que pasarían, entre otras cosas, por obligar a los países terceros que apliquen tratamientos en frío a sus frutas para asegurar que quedan libres de patógenos de riesgo al llegar a Europa.

Dicho tratamiento es el que aplican obligatoriamente los exportadores valencianos y de España para poder vender en Estados Unidos, Canadá, China, Japón, Corea, Australia, India, Taiwan... Si al revés no se hace con los cítricos de fuera que llegan a Europa es porque ese tratamiento sale caro, y Bruselas se muestra lo permite.

AVA-Asaja advierte que Sudáfrica engaña a la UE con la complicidad de Holanda y Gran Bretaña

En 2018, los servicios fitosanitarios interceptaron en la UE 100 envíos de cítricos de países terceros con presencia de alguna plaga de cuarentena. No hay ninguna seguridad de que esas cien partidas problemáticas, que serían rechazadas, fueran todas las importadas que llegaron con infestaciones peligrosas, pero fueron 12 más que el año anterior, cuando se registraron 88.

El problema, lejos de remitir, va al alza porque aumentan las importaciones, merced al trato de favor que la UE concede a países terceros en competencia directa con los propios productores, y porque al mismo tiempo se mantiene una cierta permisividad en los controles, cuando todo se resolvería con controles en origen (que no saliera ningún envío hacia Europa sin la supervisión de inspectores europeos) y la aplicación de tratamientos de frío durante el viaje. Ni más ni menos que como obligan a España países de fuera de la UE para aceptar sus exportaciones de cítricos.

Entre el centenar de partidas con plagas de cuarentena interceptadas el año pasado destacan 27 de Brasil, 22 de Argentina, 13 de Sudáfrica y 12 de China. Porque al mismo tiempo que los exportadores valencianos intentan vender más naranjas en China, Europa también compra cítricos chinos. Y curiosamente es este país el que capitaliza este año el mayor número de rechazos: 19 envíos chinos interceptados por plagas, de un total de 37 retenidos hasta el mes de abril.

Las naranjas de Túnez con 'mancha negra' prueban que el hongo se aclimata en zonas mediterráneas

Entre las restantes 18 partidas detectadas este año con patógenos de cuarentena destacan 7 de un país mucho más cercano, Túnez, y con un problema muy serio que hasta ahora se creía radicado en un origen más distante: Sudáfrica. Conforme alertó Asaja el pasado miércoles, las naranjas tunecinas fueron rechazadas por estar infestadas del hongo 'Guignardia citricarpa', originario de Sudáfrica y que causa la 'mancha negra', que deja sin valor comercial de la fruta afectada.

Este hongo no se encuentra por ahora en las zonas productoras de España y de los demás países con producción citrícola de la UE, pero el hecho de que ya se encuentre en Túnez ha disparado todas las alarmas en Europa, al considerar que 'ya se encuentra a las puertas'.

AVA-Asaja ha advertido que la detección en naranjas de Túnez prueba que este hongo se aclimata a las condiciones de las zonas mediterráneas, en contra de lo que venían sosteniendo desde Sudáfrica, cuando convencieron a Bruselas de que no era necesario incrementar las precauciones porque dicho patógeno no se desarrollaría tan cerca. Ahora queda probado que sí y además se demuestra , como señala AVA, «una clara voluntad de Sudáfrica de mentir y engañar a la UE, con la connivencia interesada de sus grandes aliados, Holanda y Gran Bretaña».

Más crisis citrícola