Grupo Segura: el salto del pequeño taller a la gran industria

Grupo Segura: el salto del pequeño taller a la gran industria

La empresa valenciana Grupo Segura empezó trabajando para el mueble y el juguete, pero hoy es fuerte en automoción

Á. MOHORTE

En todo sector hay marcas de lujo y, para mantener ese nivel, cuentan con proveedores de lujo. Eso es lo que ha conseguido la compañía valenciana Grupo Segura que, con su centro de operaciones en Valencia, surte por todo el mundo a decenas de marcas entre las que se cuenta Ford Motor Company, Seat, Audi, Volkswagen, Skoda, PSA Peugeot Citroén o Mazda, igual que referencias de las altas prestaciones como Land Rover, Volvo, Jaguar, Mercedes-Benz, BMW, Bentley o Porsche.

No es complicado entender que, con este listado de clientes, Segura se presente hoy como un grupo industrial líder dedicado al diseño, el desarrollo y la fabricación de componentes metálicos para el automóvil, principalmente mediante procesos de estampación y soldadura. Desde su nacimiento en 1970 la compañía no ha dejado de crecer, incorporando progresivamente nuevos productos y tecnologías, lo cual le ha permitido posicionarse en diseño y fabricación y ser uno de los principales proveedores del automóvil.

Sin embargo, su origen fue mucho más modesto en el momento en el que Francisco Segura la puso en marcha para la producción de utillajes de estampación de piezas de metal que muy pronto evolucionó hasta dedicarse al estampado de piezas para la industria del juguete y del mueble, claves en el tejido económico valenciano de esas décadas del siglo XX.

Con sólo cuatro años de funcionamiento, Segura decidió seguir diversificando y empezó a proveer a Flex, la constructora de ferrocarriles Macosa (actualmente, propiedad de la suiza Stadler Rail), la reconocida fabricante de calderas Cointra y con pequeños trabajos para uno de los primeros gigante de la informática, IBM. La confianza de la compañía nortamericana hizo que fuera uno de sus grandes clientes de la década.

El país estaba en pleno tránsito de la dictadura a la democracia cuando la norteamericana Ford Motor Company puso en marcha su factoría en Almussafes (Valencia), lo que generó una conmoción en la industria local, a la que se le presentó el reto de pasar de hacer un buen trabajo al cumplimiento de las exigencias industriales de la primera división mundial. Segura tanteó al gigante del óvalo y en 1980 consiguió estampar pequeñas piezas de carrocería hasta que en 1982 fue certificado como proveedor oficial.

El negocio funcionó y en 1990 la compañía se convirtió en grupo industrial, ofreciendo a diversos clientes del sector actividades de ingeniería así como procesos de ensamblaje y pintura por cataforesis (KTL). Ese año también se adquirieron las primeras prensas de 1.000 toneladas, compradas en Rusia, de las que el proceso de montaje por los empleados rusos de la propia Voronek llegó a durar más de 6 meses.

Hasta ese momento, Grupo Segura trabajaba desde Burjassot, pero en favor de la eficiencia le urgió poner en marcha una planta en Almussafes, cerca del gran foco de negocio que es Ford. Esa nueva instalación abrió sus puertas en 2000 y los reconocimientos y oportunidades se fueron sucediendo. Tanto es así que en 2008 dio el salto internacional y abrió su nueva planta de producción en Szolnok (Hungría), con la que dar servicio a fabricantes del sector de automoción del norte, centro y este de Europa.

En ese momento, la crisis cayó como un mazazo sobre la economía mundial, pero en la empresa se mantuvo firme el timón y amplió su planta húngara, al tiempo que Ford le concedía la calificación Q1 para aquella planta.

Sin embargo, en febrero de 2012 se produce el fallecimiento del fundador, Francisco Segura, una pérdida irreparable para su entorno pero no para la empresa, que cuenta desde entonces en sus hijos con profesionales fuertemente afianzados en la dirección y gestión de la compañía. La empresa se embarca en nuevos proyectos y gana clientes que no sólo le exigen más, sino que le impulsan a entrar en nuevos mercados.

En 2013 se estableció en China y un año más tarde abrió oficina en Hong Kong. En la Comunitat, el pasado año inauguró un nuevo edificio de Oficinas Centrales en el Parque Tecnológico de Paterna, para los departamentos de Ingeniería, Comercial, Compras, Recursos Humanos, Administración, Informática y Dirección; y adquirió una nueva nave en Almusafes.