Paliza al cambio de guardia

Van Rossom trata de entrar a canasta en el último partido de Liga./EFE
Van Rossom trata de entrar a canasta en el último partido de Liga. / EFE

Los de Ponsarnau superaron desde el principio al Unicaja y lograron mantener una gran ventaja todo el partido | El equipo taronja afianza la cuarta plaza, consigue la sexta mayor victoria de su historia en la Liga y Abalde se luxa el índice de la mano derecha

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El equipo taronja afianza la cuarta plaza, consigue la sexta mayor victoria de su historia en la Liga y Abalde se luxa el índice de la mano derecha valencia. Dusko Ivanovic, tras una paliza del TAU frente al Cáceres por 117-70 en 2001, contestó, cuando fue cuestionado por la actitud de sus jugadores, que la mejor forma de respetar a un rival era no bajar el pistón y darlo todo en la pista. No dar sensación de pena mientras no se faltara el respeto.

El Valencia Basket aplicó esa máxima frente al Unicaja, al que arrasó sobre la Fonteta puesto que la diferencia de intensidad fue tal que llevó el partido a un +43 en el último minuto (93-50). Si se llegó a ese momento fue porque los taronja nunca bajaron las revoluciones pese a que el rival confirmó su pésimo estado de ánimo. La mejor forma de prepararse para el sueño del doblete es tomarse así cada uno de los partidos.

96 Valencia Basket

Van Rossom (8), Sastre (5), San Emeterio (11), Will Thomas (12), Dubljevic (20) -cinco titular- Abalde (2), Labeyrie (1), Diot (-), Tobey (14), Vives (3), Matt Thomas (17) y Doornekamp (3)

57 Unicaja

Roberts (11), Jaime Fernández (7), Milosavljevic (2), Díez (5), Shermadini (4) -cinco titular- Okouo (2), Stilma (-), Waczynski (6), Lessort (11) y Wiltjer (-)

PARCIALES:
(25-16), 23-11 (48-27), 19-16 (67-43) y 29-14 (96-57)
ÁRBITROS:
Pérez Pérez, Serrano y Rial. Eliminaron por faltas personales al local Vives (m.40)
INCIDENCIAS:
partido aplazado correspondiente a la jornada de 27 de la fase regular de la Liga ACB disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante 7.355 espectadores

El +39 final (96-57) es la sexta mayor diferencia a favor de los valencianos en su historia en la ACB, y la mayor frente al Unicaja, superando los +38 frente al CAI Zaragoza en el primer partido del playoff de 2013 (80-42). El contundente triunfo certificó, por si no había quedado ya claro pese al accidente de la Eurocup de 2017, el cambio de guardia entre valencianos y malagueños como alternativa a los tres 'licenciados' españoles de la Euroliga. Desde que arrancó la temporada 2015-2016 ambos equipos se han enfrentado en 20 ocasiones, con 15 victorias del equipo de la Fonteta.

El deporte profesional es preso de los estados de ánimo. El Unicaja no necesitó presenciar ayer el izado de la bandera del título de la Eurocup del Valencia Basket para entrar en depresión. En ese estado ya está el club malagueño, de forma lógica, desde que Rafa Martínez levantó el trofeo de campeón en la Fonteta el pasado 15 de abril. El billete de la Euroliga de los taronja cierra la puerta para cualquier equipo de la ACB. Carlos Suárez, presente ayer en la Fonteta aunque fue baja en el partido por lesión, pasó junto a la bandera de la Eurocup antes de ser izada. No pudo evitar la cara de amargura, que mutó en lágrimas cuando la diferencia en el partido superó los 40. Máximo respeto al de Aranjuez.

En el momento solemne, donde los jugadores del Valencia Basket visionaron como ascendía la plancha rectangular en formación y cogidos por los hombros, algunos jugadores del Unicaja miraron para otro lado. Un recuerdo demasiado amargo que fue el preludio de una primera parte donde, desde el salto inicial, se avecinó una tormenta taronja que llegó a su máxima plenitud con el triple de Will Thomas, como siempre muy motivado contra su exequipo, que elevó la docena de puntos para él y el 48-27 en el marcador (62-23 en la valoración y 23-11 en el segundo cuarto), haciendo de la noche un suplicio para los hombres de verde. Con la cuarta plaza perdida, el Unicaja sacó el orgullo en el tercer cuarto pero se vio arrasado con el 29-14 del último, donde el Valencia Basket masacró con un 15 de 28 en los triples, 26 asistencias, 41-26 en el rebote y 125-48 en la valoración. El único punto negro de la noche llegó con la lesión de Abalde, que se luxó el dedo índice de la mano derecha en el tercer cuarto y al que hoy se le realizarán pruebas para conocer el alcance de la lesión. Si no llega el sábado a Zaragoza será dado de alta Rafa Martínez en la ACB.