Vidorreta noquea a Ponsarnau

Iberostar Tenerife-Valencia Basket./EFE
Iberostar Tenerife-Valencia Basket. / EFE

El Valencia BC cae de forma indigna y el técnico está en el aire

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

Tan sólo unos minutos después de la indigna derrota del Valencia Basket en La Laguna frente al Iberostar Tenerife (100-66) el teléfono del director general del club, Paco Raga, ya tiraba humo en la zona de vestuarios. Allí, el consejero delegado, hombre de confianza de Juan Roig, comenzó a abordar la situación. En caliente es mejor no tomar decisiones. Puesto que de haberlas activado anoche no sólo se hubiera quedado sin empleo Jaume Ponsarnau. El técnico reconoció tras el encuentro, en declaraciones a este periódico, que entiende que su puesto corre peligro después de perder dando una imagen lamentable para un club grande como lo es el Valencia Basket. El -34 igualó la tercera peor derrota de la historia de la entidad en la ACB, la peor en los últimos 17 años desde que se perdió 91-57 frente al Caja San Fernando el 15 de mayo de 2001, y deja en el aire el futuro de Ponsarnau en el banquillo de la Fonteta. Ironías del destino, Txus Vidorreta fue el encargado de mandar a la lona a su homólogo taronja. La única incógnita es saber si superará la cuenta y volverá a levantarse. Anoche durmió en Tenerife siendo aún primer entrenador del Valencia Basket.

Uno de los símbolos, no él único, de la debacle valenciana en el Santiago Martín fue el nefasto partido de los tres fichajes (Matt Thomas, Labeyrie y Tobey). Esa onda alcanza más arriba del banquillo. Su nula aportación, sobretodo en defensa, se sumó al mal partido de referentes del equipo como Van Rossom o San Emeterio. Sin tensión defensiva, el estado resbaladizo de la pista fue impropio de un partido de ACB pero no puede ser una excusa, es imposible ganar un partido fuera de casa. Al final, el Iberostar le pintó la cara al Valencia Basket para complicarle la Copa (4-5 de balance). Para sellar el billete copero ya no deben fallar ningún encuentro de la Fonteta y rascar, al menos, una victoria a domicilio. Así de duro pero así de claro.

Cuando Bassas anotó el cuarto triple del Iberostar en el primer cuarto (19-10) y Beirán el quinto (22-13) nadie podía imaginar entonces que el Valencia Basket iba a remontar el marcador con la misma medicina. La aparición espectacular de Sergi García rompió el tablero a pedazos. El balear jugó sus mejores minutos de taronja, con dos triples con la mano del defensor en la cara y un cuarto, desde más de nueve metros, para cerrar el primer parcial (24-27). Con su 4 de 4, el conjunto valenciano descolocó a los de Vidorreta, que no esperaban ese vendaval del dorsal número 1 de los visitantes.

100 Iberostar Tenerife

San Miguel (5), Beirán (21), McFadden (10), Abromaitis (19), Iverson (11) -quinteto inicial-, Staiger (12), Brussino (7), Ferran Bassas (3), Sebas Saiz (8) y Gillet (-), Niang Mamadou (2) y Nico Richotti (2)

66 Valencia Basket

Van Rossom (3), Will Thomas (4), Dubljevic (17), Matt Thomas (10), Doornekamp (2), -quinteto inicial-, Guillen Vives (-), Rafa Martínez (-), Albalde (5), Sergi García (17), Labeyrie (2), Tobey (-), y San Emeterio (6)

PARCIALES:
24-27, 26-13 (50-40), 31-18 (81-58) y 19-8 (100-66)
ÁRBITROS:
Carlos Peruga (Aragonés), Juan de Dios Oyón (Catalán) y Jacobo Rial (Gallego). Sin eliminados
INCIDENCIAS:
Encuentro disputado en el Pabellón Santiago Martín, ante 4.833 espectadores

El problema para el Valencia Basket llegó en el segundo cuarto, que entró en un colapso ofensivo bajando de 27 a 13 puntos anotados antes del descanso. Los taronja se olvidaron de anotar... y Ponsarnau de Sergi García. El técnico de Tàrrega no estuvo fino en la rotación de bases, teniendo en cuenta el nivel del balear ayer, y Van Rossom no supo mantener el ritmo que más le convenía a su equipo. Al descanso, con el belga en pista el +/- de los valencianos fue -17 y con el balear de +5. El Iberostar siguió con su martillo en el triple, 8 de 19 y sólo 9 tiros de dos intentados, para marcharse con la máxima ventaja al paso por vestuarios (50-40).

Lo peor, es que esa alarma defensiva no despertó al Valencia Basket. A la sangría en el triple se sumó el drama en el juego interior, con Iverson y Abromaitis de mariscales. Los 31 puntos encajados en el tercer cuarto sentenciaron la derrota (81-58). Al 'menos', los taronja evitaron la peor humillación de su historia.

 

Fotos

Vídeos