Matt Thomas ejecuta al Breogán

Breogán - Valencia Basket./EFE
Breogán - Valencia Basket. / EFE

Victoria muy sufrida en la primera parte y muy definida en la segunda. El conjunto taronja certifica su billete para la Copa

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

Sergi García vuelve a la rotación del conjunto taronja tras la baja de última hora de Guillem Vives y Mike Tobey juega mermado por un virus lugo. El Valencia Basket rompió ayer el gafe del Pazo dos Deportes de Lugo, donde acumulaba cinco derrotas seguidas y no ganaba desde 2001, para llevarse uno de esos triunfos que los clubes recuerdan cuando la Liga Regular descuente las jornadas.

La visita a tierras gallegas no era importante para la Copa, el billete ya estaba impreso aunque la matemática se pusiera cabezona, sino para continuar en una buena dinámica que coloca a los taronja en la pelea por ser cabeza de serie en el playoff, el verdadero objetivo en la primera fase de la Liga Endesa. Tras un arranque que comenzó con un 4-5 de balance en la ACB, tras la debacle de Tenerife, los valencianos han finalizado la primera vuelta con un 11-6.

Esa racha de 7-1 en los últimos ocho partidos le ha servido para estar empatado con un rival directo como el Unicaja, con el cuarto clasificado que es el Tenerife y a dos victorias del segundo. Sin duda, un golpe encima de la mesa para minimizar el peligro de un relevo.Ponsarnau ha insistido durante muchos meses en la importancia de la plantilla larga. Ayer tuvo su efecto sobre la pista.

Sin tres jugadores descartados (San Emeterio, Rafa Martínez y Vives que no se recuperó de un golpe en la mano izquierda que se produjo ante el Estrella Roja al chocar con Will Thomas) y Tobey bajo mínimos, el americano sufrió ya en Lugo un virus estomacal, el Valencia Basket tuvo que reordenar la rotación para acabar ganando un partido a base de oficio. En una victoria coral, la 'tormenta perfecta' de Matt Thomas en el tercer cuarto sentenció la victoria.

El americano enlazó 14 puntos en seis minutos, con un 4 de 4 en triples, para llevar el encuentro del 30-35 al 41-62. Ese zarpazo de 11-27 resulto letal. Avasallador.Hay partidos que reclaman sobre la pista, en un instante determinado, más músculo que talento. No es ni bueno ni malo, son los múltiples ajustes que requiere un deporte tan complejo como el baloncesto. El termómetro del primer tiempo lo marcaron dos parejas exteriores en el Valencia Basket.

Con Abalde y Matt Thomas (el héroe del tercer cuarto), la estadística acumulada en el +/- entre los dos fue de -17, mientras que con Sastre y Doornekamp ese mismo ratio se disparó a un +27. Cuando ese baremo ofrece una comparativa tan cristalina es que realmente ha tenido incidencia en el encuentro. Los taronja sufrieron en el arranque (7-2), con un Breogán que se crece en el Pazo y con una defensa lucense que desactivó a Will Thomas, algo que no había conseguido ningún equipo de la ACB en los últimos meses.

La dinámica de la primera parte cambió desde el 17-12. Ponsarnau juntó en pista a Sergi García con Sastre, Doornekamp, Will Thomas y Dubljevic. Mucho músculo y fuerza. Con ellos, el primer cuarto terminó con un parcial de 0-8 tras un triple en la última décima de Doornekamp (17-20) y se estiró hasta un 3-15 con una canasta de Will Thomas tras asistencia de Tobey (20-27). El Breogán apretó los dientes con los nuevos relevos en el bando valenciano para devolver otro parcial, de 8-0 con Gerun como estilete, para volver a ponerse por delante (28-27). Ponsarnau deshizo varios de los cambios y, de nuevo, su equipo dio un estirón hasta el final de la primera parte, un 2-8, para poner el 30-35 al paso por vestuarios.

En ese instante poca gente podía imaginar que la película seis minutos después fuera a proyectar un 41-62. Restaban trece minutos de baloncesto y el Breogán lo apostó todo a la heroica de Alec Brown, el mejor celeste sobre el parquet. Con un 8-0 con los puntos del americano (49-62) el Cafés Candelas soñó con la remontada gracias al empuje de una afición entregada. El Valencia Basket calmó la aguas al final del tercer cuarto (49-65) pero una relajación le llevó a apretar los dientes a tres minutos del final del partido (57-69). Un triple de Sastre y una canasta de Will Thomas sentenciaron un triunfo con olor a playoff.

65 Cafés Candelas Breogán

Cvetkovic (3), Vidal (2), Löfberg (6), Brown (16), Gerun (10), -quinteto inicial- Millsap (9), Arco (0), Sulejmanovic (5), Dragicevic (8), Díaz (6)

77 Valencia Basket

Abalde (7), Labeyrie (4), Van Rossom (6), Will Thomas (6), Matt Thomas (15) -quinteto inicial- García (0), Diot (5), Tobey (2), Dubljevic (12), Sastre (5), Doornekamp (15)

PARCIALES:
17-20, 13-15 (30-35), 19-30 (49-65) y 16-12 (65-77)
ÁRBITROS:
Martín Bertrán, García Ortiz, Baena
incidencias:
Partido correspondiente a la decimoséptima jornada de la Liga Endesa disputado en el Pazo Provincial dos Deportes de Lugo ante 5.036 aficionados

La reanudación trajo un auténtico recital en el lanzamiento exterior por parte de Valencia, ya que siete triples anotados en menos de cinco minutos rompieron totalmente el partido y llevaron al Breogán de estar en la pelea a verse más de veinte abajo en el ecuador del tercer cuarto (37-58).

Especialmente destacada fue la actuación en este período del alero norteamericano Matt Thomas, autor de catorce puntos prácticamente consecutivos y que, escoltado por los tantos de Dubljevic y Doornekamp, dinamitó por completo el encuentro y encarriló la victoria visitante.

Un Breogán todavía perplejo por lo que acababa de suceder en la cancha intentó aferrarse al partido también desde el lanzamiento exterior y las canastas de Brown y del recién llegado Tadija Dragicevic lo acercaron a trece puntos a poco más de dos minutos para la conclusión del tercer período (49-62).

El último cuarto dio comienzo con un Valencia más conservador, sabedor de su ventaja, y que trató de enfriar el ritmo del encuentro para evitar complicaciones.

Los visitantes gestionaron con acierto su renta en los minutos definitivos y, aunque el Breogán no tiró la toalla en ningún momento, finalmente cerraron una nueva victoria a domicilio por 65-77.