Baloncesto | Valencia Basket

Una derrota merecida

El escolta estadounidense de Valencia Basket, Matt Thomas (i), con el balón ante los jugadores del Baxi Manresa, el danés Gabriel Lundberg (c) y Yankuba Sima./EFE
El escolta estadounidense de Valencia Basket, Matt Thomas (i), con el balón ante los jugadores del Baxi Manresa, el danés Gabriel Lundberg (c) y Yankuba Sima. / EFE

El Valencia Basket juega en Manresa su peor partido después de la debacle de Tenerife | Los valencianos pagan caro su falta de acierto en el triple (2 de 23) y caen a la sexta plaza tras las victorias del Iberostar y el Unicaja

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El Valencia Basket jugó ayer en Manresa su segundo peor partido de la temporada, tras el fuera de concurso de Tenerife. Perdió, como consecuencia de un juego deslavazado y muy lejos de su nivel. La derrota fue merecida, incontestable, y si no fue de paliza fue porque el BAXI Manresa se empeñó durante algunas fases del partido en ir dando vidas a su rival, como en aquellas máquinas de los recreativos en los años 80 donde se trucaban para que las partidas fueran infinitas. Pero ni mil oportunidades le hubieran dado ayer la llave a los valencianos de llevarse el triunfo en la maleta. Cuando un equipo termina un partido con un 2 de 23 en triples y habiendo ganado los puntos en la pintura 26-44 no se merece vencer por no aprovechar esa ventaja. Así de simple. No es cuestión de quemar ninguna hoguera ni de fusilar a nadie. Se trata de señalar un error, la segunda derrota del Valencia Basket en los últimos 18 partidos, para intentar que no se repita. Ocultar lo coyuntural es la mejor forma de no arreglar lo estructural. Lo segundo, el estilo de juego de un equipo, sigue estando bien encauzado a diez días para el inicio de la Copa. Toca resetear.

En un partido de mínimos y con el evidente desgaste de la acumulación de viajes y la reciente batalla en Málaga en la Eurocup, los taronja ni siquiera supieron aprovechar una oportunidad de oro. Penyarroya no se creía que, tras un parcial de 0-11 en los únicos minutos de lucidez continuada de su rival, el marcador reflejara un 48-54. Era el momento de saber controlar el partido y la ansiedad del Manresa. Ni por esas. Fisher siguió haciendo daño, terminó con 21 puntos, y creando agujeros en la defensa visitante con sus cambios de ritmo. En un abrir y cerrar de ojos el marcador volvió a su rutina de la tarde (60-58) y desde entonces el Valencia Basket tan sólo fue capaz de asomarse al empate (60-60). Acto seguido, el Manresa finiquitó el triunfo con un parcial de 9-1 (69-60).

En los segundos finales, perdiendo de siete, los valencianos hicieron dos faltas seguidas que para lo único que sirvieron es para que la derrota final fuera de nueve (75-66). Fue el último episodio de una tarde para olvidar que deja a los de la Fonteta sextos de la ACB, empatados con 12 triunfos con el Iberostar y el Unicaja que tumbaron esta jornada al Barcelona y al Real Madrid.

La mejor noticia para los valencianos al final de la primera parte es que sólo perdían 34-30. Así de cristalino. Tras dos primeros cuartos trufados de malas selecciones de tiro, un ataque atascado y 9 pérdidas de balón lo más normal, frente a un rival moderadamente acertado, hubiera sido una derrota contundente. Al paso vestuarios el Valencia Basket llegó con un 10 de 25 en tiros de campo (1 de 10 en triples) y con la sensación de que, aún teniendo que mejorar mucho las cosas, su rival le había dejado con vida.

Lo más negativo de esos dos primeros cuartos para el conjunto de Ponsarnau es que esa cadencia comenzó desde el arranque del encuentro. Preocupante. En el minuto cinco, el marcador reflejaba un 11-4, con un BAXI Manresa rompiendo de forma clara la defensa del uno contra uno con un primer bloqueo central. Demasiado sencillo. Poco tiempo después, Penyarroya comenzó a germinar un cabreo lógico, sabedor de que su equipo había dejado pasar una gran oportunidad al término del primer cuarto (13-9) y cuando pusieron la máxima renta en el segundo en tres ocasiones, la última de ellas con un 25-17 tras canasta de Toolson. Cinco puntos seguidos de Matt Thomas, con el primer triple de su equipo en siete intentos, acercaron a un Valencia Basket (25-22) que no logró completar la remontada. Llegó a empatar 30-30 con dos tiros libres de Rafa Martínez pero cuatro puntos finales del Manresa, los dos últimos desde el tiro libre de Zubcic tras visionado del Instant Replay a falta de dos décimas, dejó el citado 34-30.

El tercer cuarto comenzó con un triple de Fisher (37-30) y la décima pérdida taronja. Vamos, la antítesis de un cambio de chip. Lo único que despertó a los de negro fue la tercera falta del base americano y un pequeño oasis anotador de Will Thomas (45-42) pero el guión ya estaba escrito para que, sin respuestas desde el banquillo, el Valencia Basket perdiera merecidamente.

75 BAXI MANRESA (13+21+14+27)

Fisher (21), Toolson (16), Tomàs (4), Zubcic (5), Lalanne (8) -cinco inicial- Lundberg (-), Sima (2), Murphy (5), Muñoz (12), Jou (-) y Gintvainis (2).

66 VALENCIA BASKET (9+21+16+20)

Van Rossom (5), Martínez (2), San Emeterio (1), Doornekamp (2), Dubljevic (16), -cinco inicial-, Tobey (6), Vives (4), Will Thomas (7), Matt Thomas (10), Sastre (2), Abalde (11) y García (-).

Árbitros:
Hierrezuelo, Perea y Merino. Sin eliminados.
Incidencias:
partido disputado en el pabellón Nou Congost ante 4.700 espectadores. Antes del inicio del partido se homenajeó a Toni Creus y Rafa Cuesta, colaboradores y trabajadores del club durante décadas.