El Valencia Basket roza la gesta

Barça Lassa-Valencia Basket./EFE
Barça Lassa-Valencia Basket. / EFE

Un parcial de 12-0 para el Barcelona fulmina al Valencia Basket de la Copa

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

Al Valencia Basket le falto ayer un cambio en el reglamento que permitiera que los partidos en vez de 40 minutos duraran 36. La sensación en el WiZinc Center era que al conjunto taronja, que fue por delante en la mayoría del partido (32:42), se le acababa la gasolina ante un equipo más fresco y con más físico. Esa agonía comenzó tras el 71-73 anotado por Vives. Con las piernas cargadas, y varias rotaciones arriesgadas de Ponsarnau donde apostó por el resto físico que le quedaban a sus exteriores quitando en ese instante la pólvora de Matt Thomas, el Barcelona vio la sangre y demostró que por algo es el líder destacado de la Liga Endesa. El Barça vio dudar a su rival y lo mató con un parcial de 12-0 que fue un puñal en el corazón de los de la Fonteta (83-73). El orgullo final, hasta dejar el marcador en el 86-79 final, debe servir para que los taronja se marchen con la cabeza alta. De la Copa uno sale campeón y siete derrotados. El sueño de la segundo trofeo tendrá que esperar al menos un año más. En 2020 se cumplirán 22 años del que sigue siendo mítico título del Pamesa de Miki Vukovic.

Los dos equipos se repartieron la primera parte, con un cuarto para cada uno. Comenzó dando un golpe el conjunto taronja, que saltó al partido con su quinteto más físico donde Van Rossom y Vives formaron pareja. El Barça de Pesic no esperaba ese nivel de intensidad del rival desde el arranque, con Dubljevic saltando a todas las ayudas, y los valencianos se marcharon al final del primer cuarto con una buena ventaja (13-21) que se amplió en la primera jugada del segundo tras un triple de Tobey (13-24). El gran problema para el Valencia Basket es que, con la valoración por entonces 4-33, la diferencia era corta en el marcador para ese desnivel de intensidad.

Tras un grito de Pesic, el enésimo a esas alturas de la noche, el Barça despertó gracias a la defensa. Con Hanga de estilete, dos robos casi consecutivos, el conjunto catalán logró empatar el partido gracias a un parcial de 18-7 (31-31). La tercera falta de Seraphin y un triple de Will Thomas (35-39) permitió a los de Ponsarnau salvar los muebles al final de la primera parte (37-39) pese a perder siete balones en el segundo cuarto. Al igual que su rival, el Barça tampoco supo aprovechar su primera oportunidad. Pese al mal segundo cuarto el Valencia Basket aún mandaba con comodidad en la valoración (32-51) demostrando que ya se había quitado la condición de tapado con la que viajó a Madrid.

86 Barça Lassa

Pangos (6), Singleton (11), Blazic (2), Claver (5) y Tomic (14) -equipo inicial-, Seraphin, Ribas (15), Hanga (12), Heurtel (17) y Oriola (4)

79 Valencia Basket

Van Rossom (8), Will Thomas (12), Dubljevic (13), Vives (2) y Doornekamp (7) -equipo inicial-, Abalde, Labeyrie (10), Tobey (11), Matt Thomas (9), San Emeterio (7) y Sastre

PARCIALES:
13-21, 24-18 (37-39), 21-19 (58-58) y 28-21 (86-79)
ÁRBITROS:
José A. Martín, Daniel Hierrezuelo y Fernando Calatrava. Chris Singleton fue eliminado por cinco personales (m.39)
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Palacio de Deportes (WiZink Center) de Madrid ante 11.511 espectadores

La segunda parte comenzó con un mate de Will Thomas (39-43) y con una rotación que por entonces quedó claro que iba a ser de diez jugadores en el bando taronja. Algo que dejó a Rafa Martínez sin disputar ningún minuto en la Copa del Rey de 2019 con lo que ese queda con 9 ediciones disputadas, las mismas que Víctor Luengo. Claver apareció para volver a empatar el partido (45-45) y tres triples de Dubljevic, Van Rossom y San Emeterio volvieron a dar un poco más de oxígeno a los valencianos (50-54). Fue el momento en el que emergió la figura de Ribas, el asesino silencioso de la remontada del Barça, para avisar del sufrimiento en el que se iba a convertir el último cuarto (58-58).

El guión del partido llegó a los últimos cinco minutos donde lo habían planeado los valencianos, con el partido abierto y por decidir, con un 69-69 tras otros tres triples de Dubljevic, Matt Thomas y Labeyrie. El gran problema para los taronja es que ya no le quedaba más gasolina en el depósito y el último acelerón del Barcelona fue letal.